AFP internacional

Unos miembros de las fuerzas progubernamentales sirias caminan por el barrio de Bustan de Alepo el 13 de diciembre de 2016, tras recuperar su control

(afp_tickers)

El Gobierno sirio negó este miércoles las acusaciones de la ONG Human Rights Watch (HRW) sobre el uso de armas químicas en la batalla de Alepo, calificándolas de "nada profesionales y nada científicas".

El lunes, HRW aseguró que las fuerzas del Gobierno sirio realizaron al menos ocho ataques con armas químicas durante las semanas finales de la batalla por Alepo, a finales de 2016.

Pero una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores sirio, citada por un medio estatal, aseguró que el informe se basaba en falsos testimonios.

"El Gobierno de la República Árabe Siria niega completamente las falsas alegaciones del informe de Human Rights Watch", declaró esa fuente.

"El hecho de que Human Rights Watch se basara en fuentes de los medios terroristas y en falsos testigos... demuestra la falta de credibilidad del informe", cuyas conclusiones son "nada profesionales y nada científicas".

El grupo de defensa de los derechos humanos explicó en su informe que había entrevistado a testigos, tomado fotos y revisado secuencias de vídeos que indican que helicópteros lanzaron bombas de cloro durante la ofensiva contra Alepo entre el 17 de noviembre y el 13 de diciembre.

Según HRW, cerca de 200 personas resultaron afectadas por los gases tóxicos usados en ataques contra las áreas de la ciudad del norte del país controladas por la oposición.

El verdadero número de ataques químicos podría ser mayor, afirmó la ONG, que aseguró que periodistas, personal médico y otras fuentes creíbles informaron de al menos 12 ataques en ese periodo.

Las tropas del presidente Bashar al Asad reconquistaron toda la ciudad de Alepo en diciembre, logrando así su mayor victoria militar desde el inicio de la guerra civil siria, en marzo de 2011.

Una investigación conjunta de las Naciones Unidas y de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW, por sus siglas en inglés) concluyó que varias unidades del ejército sirio habían usado armas químicas contra tres pueblos del norte de Siria en 2014 y 2015.

AFP

 AFP internacional