Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera de Telefónica, fotografiada el 5 de febrero de 2010 en una de sus sedes en Madrid

(afp_tickers)

El grupo español de telecomunicaciones Telefónica anunció este jueves un beneficio neto lastrado en 2016 por los costes de un plan de partidas voluntarias en España, en un contexto de resultados moderados pese a una reducción de su enorme deuda.

El beneficio neto alcanzó los 2.369 millones de euros, pero habría llegado a 4.000 millones sin la pesada provisión efectuada para cubrir los costes de esa reestructuración, explicó Telefónica en un comunicado.

En 2015, Telefónica publicó un beneficio neto de 2.750 millones de euros, lo que suponía una caída de un 14% para el beneficio de 2016, según cálculos de la AFP.

Pero un portavoz de Telefónica precisó que la compañía decidió cambiar el perímetro de sus cuentas de 2015 en el que se tenia en cuenta la posible vente de su filial británica O2, que finalmente no se concretó.

Con su nuevo cálculo, Telefónica cifró su benefició neto en solo 616 millones de euros en 2015 . El grupo explica que la venta de esa filial implicaba sobre todo "activos de orden fiscal", que en ese momento inflaron los resultados.

Si no hubieran tomado en cuenta a la filial al hacer el anuncio, los resultados de 2015 se habrían derrumbado con respecto al año 2014.

En 2016, el grupo prosiguió con su plan de reestructuración y realizó provisiones por valor de 1.400 millones de euros, de los cuales 856 millones en España, donde prolongó hasta 2018 el plan de salidas voluntarias iniciado en 2015.

Con esta medida espera a partir de 2019 ahorrar 100 millones de euros adicionales por año.

La plantilla en España se redujo ya un 13% en 2016, estableciéndose en algo más de 28.100 personas, explicó un portavoz.

Aparte de la reestructuración, los resultados fueron contrastados, debido a una caída del volumen de negocio, según constatan los analistas de Bankinter.

Las ventas bajaron alrededor del 5,2%, a 52.036 millones de euros, castigadas por los malos resultados en los países hispanohablantes de América Latina (-12%), así como en Alemania (-5%) y Reino Unido (-12,5%).

El volumen de negocio aumentó en cambio en los mayores mercados del grupo. En España creció un 2,5%, gracias a las ofertas combinadas para televisión y teléfono.

En Brasil el incremento fue menor (+0,3%), debido al impacto desfavorable del tipo de cambio. En este país, "las perspectivas son buenas", y Telefónica conserva una "sólida posición de líder", estimó en una nota a los clientes Ivan San Félix Carbajo, analista de Renta 4.

- Estancamiento en 2017 -

El impacto negativo de los tipos de cambio, en particular en Brasil y Reino Unido, le costó a Telefónica 835 millones de euros. La tendencia se redujo a fines de año, precisó el grupo.

Con todo, el resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda), referencia de los analistas para Telefónica, progresó en un 14%, hasta 15.118 millones de euros.

El dato fue bienvenido en la bolsa de Madrid, donde la acción cerró con una subida de 1,80%, en 9,52 euros.

Por otro lado, la empresa logró reducir su enorme deuda neta financiera en 2016, hasta 48.595 millones de euros. En 2015 superaba los 49.000 millones.

El endeudamiento sigue siendo un quebradero de cabeza para Telefónica. Para ayudar a aliviarlo, la multinacional acaba de vender el 40% de su filial Telxius al fondo de inversión KKR, por 1.275 millones de euros.

Para recabar dinero fresco, Telefónica tampoco excluye sacar a bolsa su filial británica O2. En un principio quería venderla al conglomerado hongkonés Hutchison Whampoa, pero la Comisión Europea lo prohibió por temor a un aumento de los precios para los consumidores del Reino Unido.

En 2017 Telefónica no espera que la situación mejore considerablemente, y en esa línea prevé que el volumen de negocio se mantenga estable.

El presidente ejecutivo, José María Álvarez-Pallete, dijo en un comunicado que le preocupa en Europa el impacto regulatorio vinculado al fin de los costes de itinerancia de datos. Y es que los costes de "roaming" serán suprimidos de forma definitiva en junio en la Unión Europea (UE).

AFP