Navigation

Skiplink navigation

El controvertido plan de partición de Palestina cumple 70 años

Unos habitantes de Tel Aviv celebran el 29 de noviembre de 1947 la decisión de la ONU de dividir Palestina, que dio lugar a la creación del Estado judío afp_tickers
Este contenido fue publicado el 25 noviembre 2017 - 11:43
(AFP)

El 29 de noviembre de 1947, hace 70 años, la Asamblea General de la ONU adoptaba el plan de partición de Palestina en dos Estados, uno judío, otro árabe, que permitió a los judíos concretar el proyecto sionista pero constituyó para los palestinos el comienzo de una larga tragedia.

Esta votación histórica de las Naciones Unidas dio lugar, seis meses después, el 14 de mayo de 1948, al nacimiento del Estado de Israel. En cambio, el Estado palestino independiente todavía no ha visto la luz.

- El dosier palestino, confiado a la ONU -

Tras la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña no logra controlar la situación de Palestina, bajo su mandato desde 1922 por decisión de la Sociedad de Naciones.

El genocidio judío, la llegada de Estados Unidos a Oriente Medio, la creación de la Liga Árabe y la presión ejercida por los grupos clandestinos sionistas armados modificaron radicalmente el contexto local e internacional.

En febrero de 1947, Londres le transfiere el dosier palestino a Naciones Unidas.

- Una votación de tres minutos -

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU en Nueva York aprueba por votación la partición de Palestina.

La resolución 181 es adoptada por 33 votos a favor (incluyendo los de Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia), 13 en contra (incluyendo los de los Estados árabes) y diez abstenciones, entre ellas la de Gran Bretaña. La votación no dura más de tres minutos.

Palestina, donde en ese momento viven 1.300.000 árabes y 600.000 judíos, queda dividida en tres entidades que deberán ser independientes el 1 de agosto de 1948.

El Estado judío (14.000 km2) abarca una franja que va desde el extremo norte de Galilea hasta la orilla del lago de Tiberíades, el litoral central (de Haifa a Tel Aviv) y el desierto de Neguev.

Los palestinos conservarán tres regiones (11.500 km2): una en Galilea occidental, la segunda en la Franja de Gaza con una parte de la frontera con el Sinaí y la tercera, en Cisjordania.

Jerusalén y las localidades de los alrededores forman un "corpus separatum" bajo un régimen internacional especial, administrado por la ONU.

Así, los judíos obtienen el 54% del territorio, pese a no representar más que el 30% de la población.

El plan indica detalladamente las medidas que se deberán tomar para la independencia en esos territorios, como la ciudadanía, el derecho de tránsito, la unión económica y la declaración que deberá formular el gobierno provisional de cada uno de los Estados propuestos sobre el acceso a los lugares sagrados y los derechos de las comunidades religiosas y de las minorías.

- Estados Unidos y Rusia: un frente común -

Hasta el último momento, los países árabes de la ONU que reclaman la creación de un "Estado palestino único, democrático e independiente" intentan oponerse a una partición.

Pero se dan de bruces con una alianza inesperada en aquella época de Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que consigue hacerse con la mayoría de dos tercios necesaria para la adopción del texto.

Mientras que a los soviéticos les interesa expulsar a los británicos de Palestina, los estadounidenses son cada vez más conscientes de la creciente influencia del judaísmo en su propio país.

- Un sueño para unos, una pesadilla para otros -

Los dirigentes de la Agencia Judía aceptan el plan, pero algunos sionistas lo rechazan porque está lejos de asemejarse al Gran Israel al que aspiran. Tras la votación, la multitud estalla de júbilo y aplaude en Tel Aviv.

En cambio, un fuerte sentimiento de injusticia se va apoderando de los palestinos. Los países árabes rechazan el plan.

Los incidentes se irán multiplicando en Palestina, con ambos bandos tratando de conquistar una posición de fuerza.

El 14 de mayo de 1948, David Ben Gurion proclama la creación del Estado de Israel justo después del fin del mandato británico en Palestina. El primer conflicto israelo-árabe estalla al día siguiente.

Tras este, Israel ocupa el 78% de la Palestina mandataria. Más de 760.000 palestinos emprenden el éxodo.

Durante el conflicto de junio de 1967, Israel llega a ocupar, además del Golán sirio y del Sinaí egipcio (restituido a Egipto en 1982), Cisjordania, Jerusalén Este -que más tarde anexará- y la Franja de Gaza, de donde se retiró unilateralmente en 2005.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo