Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una ofrenda floral a la diputada laborista asesinada Jo Cox es remolcada por un barco en el puerto fuera del Parlamento británico en Londres, el 22 de 2016 junio, día en que habría sido el 42 cumpleaños de la legisladora.

(afp_tickers)

Bajo un cielo nublado, seguidores de Jo Cox, la diputada europeísta asesinada, le rindieron un último homenaje con una sencilla barca llena de flores varada en el Támesis, el día que cumplía 42 años y mientras Reino Unido se prepara para decidir si abandona la Unión Europea.

Cox, asesinada el pasado jueves a cuchilladas y disparos por un hombre con problemas mentales y simpatías neonazis, vivía en un barco cerca de Londres. Estaba casada y tenía dos hijos, de 3 y 5 años.

Esta diputada laborista por Yorkshire era una enérgica defensora del voto favorable a permanecer en Europa, en el referéndum del jueves que mantiene en vilo no solamente a Reino Unido, sino a todo el continente.

Pero este miércoles solo había un puñado de vecinos de su comunidad y simpatizantes para recibir la barca cargada de rosas, justo ante el Parlamento, donde la vida en cambio transcurría con normalidad.

A los pies del Big Ben, en el puente de Westminster, un gaitero escocés intentaba ganarse unos peniques.

A la pregunta de si votará por el "remain" (quedarse) o por el "exit" (salida), el joven y pelirrojo Alex McGrotty no atina a dar una respuesta clara. "No lo sé. Cambio cada día de opinión. Hoy sería 'remain'" dice.

"Mi gran preocupación es trabajar. Tengo que seguir tocando para ganarme la vida. Si nos vamos [de la UE], cruzar el Canal [de la Mancha] será mucho más difícil", vaticina.

Para McGrotty, vestido con la tradicional falda escocesa y los brazos llenos de tatuajes, son tiempos duros. "Cada vez es más difícil ganarse la vida así". Luego se interrumpe: "Lo siento, tengo que seguir tocando".

- Una extravagante comitiva -

La barca llega y algunas gotas caen del cielo, que también parece indeciso. No se decide a llover, y los turistas se agolpan curiosos ante la extraña comitiva. Un hombre con bombín y traje de capitán de barco, una mujer con un extravagante sombrero, niños vestidos de marineros. Todos llevan rosas blancas en la solapa.

Salen del barco, y entre fotos y aplausos, enarbolan una pancarta: "Nuestra rosa de Yorkshire". Debajo, una foto de la joven diputada.

"Jo no era solamente una diputada, una madre", dice a la AFP Angela Zatorski, 40 años. Y se le quiebra la voz. "Era miembro de la comunidad, vivía en el río".

Angela Zatorski era vecina de Jo y su familia en el barrio londinense de Wapping, donde artistas y gente amante de los barcos, de la vida itinerante, fundaron hace una década la comunidad de Hermitage Moorings, explica.

Jo Cox y su esposo Brendan llegaron hace seis años, para fundar una familia.

La hostilidad de algunos votantes hacia sus puntos de vista sobre Europa era evidente, asegura Zatorski. "Pero todos nosotros tenemos las opiniones muy claras", defiende, convencida.

"Obviamente lo que [Jo Cox] quería era unión, y no una gran separación. Y espero que eso no suceda" el jueves, declara esta artista, acompañada de sus tres hijos.

Los sondeos dan una reñida competencia entre el 'remain' y el 'exit'. A favor o en contra, los británicos no sonríen cuando evocan el tema.

Tras el asesinato de Cox, "creo que tenemos algunas cuestiones serias que plantearnos como sociedad, sobre la forma como nos comunicamos", añade Gavin Starks, otro residente y vecino de la diputada.

Starks habla de ella en presente, como si aún estuviera entre todos ellos. "Jo es alegría, es apasionada en todo lo que hace".

- 'No quiero pensar qué sucederá' -

Selwyn y Angela Oddy también son de Yorkshire. De paseo por Londres, se topan por casualidad con la comitiva, frente a Downing Street. La policía, armada hasta los dientes ante la residencia del primer ministro británico, vigila a distancia.

"Si [los británicos] votan por salir de Europa no quiero pensar qué sucederá" declara Selwyn a la AFP. "Nuestros amigos votarán por el 'remain'. Pero no sé mis vecinos", musita su esposa Angela.

La comitiva llega a Trafalgar Square, donde ahora sí son centenares las personas simpatizantes de Jo Cox y del 'remain'. Hay mensajes de personalidades como el cantante de U2, Bono, o de la premio Nobel de la Paz, la joven paquistaní Malala Yousafzai.

Pero para Selwyn y Angela, este homenaje no es ningún consuelo. "Ni siquiera creo que debamos celebrar este referéndum. Tenemos un Parlamento, deberíamos dejarlo a nuestros representantes", explica con gesto serio.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP