Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos activistas israelíes de izquierdas protestan en el exterior de la Kneset, en Jerusalén, en apoyo del desalojo de la colonia de Amona, establecida en 1997 en tierras privadas palestinas, el 30 de enero de 2017

(afp_tickers)

El Parlamento israelí aplazó este martes hasta principios de la próxima semana la votación de una controvertida ley que permitiría a Israel apropiarse de cientos de hectáreas de tierras palestinas en la Cisjordania ocupada, informó en su página web.

Los legisladores empezaron a examinar el lunes en segunda y tercera lecturas un texto que había sido aprobado en primera lectura en diciembre.

La oposición de izquiedas logró que los debates en el pleno se prolonguen hasta el próximo lunes, informó la Kneset en su página web.

Así, la ley debería ser votada como muy tarde en la noche del 6 de febrero.

Presentada por un grupo de presión procolonización, esta legislación permitiría declarar tierras israelíes terrenos privados palestinos en los que los colonos hayan construido sin autorización, ya sea porque ignoraban que se trataba de una propiedad privada o porque el Estado les dejó actuar.

Los propietarios palestinos serían compensados financieramente o con otros terrenos.

El texto permitiría a Israel legalizar, en términos de derechos israelí, casi 4.000 viviendas israelíes construidas en colonias, reconocidas por las autoridades o no, es decir, las denominadas colonias "salvajes", según la ONG anticolonización La Paz Ahora.

Se expropiarían como mínimo 800 hectáreas de tierras palestinas, según la misma fuente.

Este legislación alarma a los defensores de la causa palestina y a la comunidad internacional. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) la ve como "una declaración de guerra".

Todas las colonias israelíes son ilegales, según el derecho internacional.

Una gran parte de la comunidad internacional las ve como un obstáculo mayor para lograr la paz entre israelíes y palestinos, mientras que Israel las legitima y distingue entre las validadas y las "salvajes".

AFP