Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Fuerzas de seguridad iraquíes y habitantes de Damasco junto a autobuses de peregrinos chiíes destrozados por un doble atentado en la parte vieja de la capital siria, el 11 de marzo de 2017, que dejó 74 muertos según un nuevo balance

(afp_tickers)

El Frente Fateh al-Cham, ex filial de Al Qaida en Siria, reivindicó el doble atentado contra peregrinos chiítas en Damasco, que dejó 74 muertos, según un comunicado difundido este domingo.

"El sábado (...) un doble ataque fue llevado a cabo por dos héroes del Islam (...) en el corazón de Damasco, dejando decenas de muertos y heridos", entre los peregrinos chiítas, indicó el grupo yidahista sunita en un comunicado.

De las 74 víctimas del atentado, 43 son peregrinos iraquíes chiitas, que venían a los mausoleos situados en la Ciudad Vieja, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El atentado ha dejado 11 civiles sirios muertos y 20 combatientes leales al régimen.

El grupo yihadista afirmó que este ataque es "un mensaje para Irán y sus milicias", en referencia en particular al apoyo que dan Irán y el Hezbolá libanés al régimen de Damasco, en la guerra que asola Siria desde hace seis años.

El ministro sirio de Relaciones Exteriores condenó el sábado "el cobarde atentado terrorista que es una respuesta a las victorias del ejército contra el EI y Al Nosra", en referencia al grupo Estado Islámico (EI) y la ex filial de Al Qaida en Siria.

Considerada organización terrorista por Estados Unidos y Rusia, la ex filial siria de Al Qaida ha visto facciones rebeldes unificarse contra el grupo yihadista y ha sido apartada de las negociaciones para lograr un acuerdo sobre Siria, que tuvieron lugar en Astaná a finales de enero entre grupos rebeldes y el régimen.

Este grupo fue durante varios años aliado de los rebeldes frente al régimen de Bashar al Asad, sobre todo en la provincia de Idleb, su último gran bastión en el país.

El 25 de febrero el grupo reivindicó un atentado espectacular contra los servicios secretos del régimen en Homs (centro). Perpetrado por dos terroristas suicidas, el ataque dejó decenas de muertos, entre ellos el jefe de espionaje militar de Homs, un allegado del presidente Asad.

El jefe de la exfilial siria de Al Qaida advirtió después, en un vídeo, que estos atentados eran un mensaje para los dirigentes de la oposición para que "se retiren" y prometió que solo eran "una etapa en una serie (de ataques) que se sucederían".

El grupo, conocido al principio como Frente al Nosra, después Fateh al Cham, anunció en julio de 2016 su distanciamiento de Al Qaida para, según los expertos, disminuir la presión conjunta de Estados Unidos y Rusia, que atacaron con regularidad a sus fuerzas. En enero, el grupo se alió con grupos radicales para formar Tahrir al Cham.

AFP