Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El emisario especial de la ONU para Chipre, Espen Barth Eide, en rueda de prensa la víspera de la reanudación de los diálogos para la reunificación de la isla, en Ginebra este 27 de junio de 2017

(afp_tickers)

Las nuevas negociaciones sobre la reunificación de Chipre, que se inician el miércoles en Suiza, son "una oportunidad única" y "una solución es posible", afirmó el emisario especial de la ONU para ese país, Espen Barth Eide.

"Habrá largas jornadas y un trabajo difícil (...) sin garantías de éxito", admitió en una rueda de prensa en Ginebra, antes de trasladarse a la estación alpina de Crans-Montana donde se llevarán a cabo las conversaciones sobre este país dividido desde hace 40 años.

"Es una oportunidad única porque, después de todas estas décadas de división, es posible encontrar una solución", agregó.

Tras el fracaso de una primera ronda en enero pasado en Suiza, el presidente chipriota, Nicos Anastasiades, y el dirigente turco-chipriota, Mustafa Akinci, se reunirán el miércoles en Crans-Montana para reactivar las negociaciones bajo los auspicios de la ONU.

Chipre está dividido desde 1974, cuando el ejército turco invadió la parte septentrional de la isla en reacción a un golpe de Estado por greco-chipriotas que buscaban unir el país a Grecia, lo que provocaba una gran preocupación entre la minoría turco-chipriota.

Turquía mantiene 35.000 soldados en el norte de la isla, donde se proclamó una "República Turca del Norte de Chipre", que sólo reconoce Ankara.

El mediador afirmó que en enero se lograron "avances importantes" en cinco de los seis capítulos de discusión: el reparto del poder en el futuro Estado, los derechos de propiedad, la economía, las relaciones con la Unión Europea (UE) y el reparto territorial.

En el sexto, el de la seguridad del futuro Estado federal, Eide reconoció que "los puntos de vista son diametralmente opuestos".

Los tres "garantes" de la seguridad de la isla -Turquía, Grecia y Reino Unido, la expotencia colonial- conservan hasta el día de hoy el derecho a intervenir militarmente.

Nicosia, apoyada por Atenas, defiende la abolición del derecho de intervención unilateral de un país tercero y exige un calendario claro para la retirada progresiva de las tropas turcas.

Los turco-chipriotas quieren conservar una presencia militar turca.

Según una fuente diplomática, Turquía estaría dispuesta a reducir su presencia militar en un 80%.

AFP