Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una reunión en el palacio presidencial de Ankara, el 2 de febrero de 2017

(afp_tickers)

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió este jueves al presidente turco Recep Tayyip Erdogan que garantice el respeto de la libertad de expresión en Turquía, a pocas semanas de un referéndum sobre una revisión constitucional que reforzaría sus poderes.

Merkel, que viajó a Turquía por primera vez después del fallido golpe de Estado de julio, afirmó haber "hablado largo y tendido sobre la libertad de los periodistas" con Erdogan, y lamentó la dificultades que encuentran los corresponsales alemanes para obtener la tarjeta de prensa turca.

Los dirigentes turcos llamaron por su parte a Berlín a extraditar a los presuntos golpistas que huyeron a Alemania, un tema que envenena las relaciones entre los dos países.

Las relaciones entre Turquía y Alemania, dos pilares de la OTAN, se degradaron después del intento de golpe de estado contra Erdogan, que tras el fracaso procedió a una purga en los servicios públicos, la justicia y las Fuerzas Armadas que causa preocupación en Europa.

Los dirigentes alemanes exhortaron en varias ocasiones a las autoridades turcas a respetar el Estado de derecho.

Más de 43.000 personas fueron encarceladas y más de 100.000 suspendidas o despedidas desde el 15 de julio.

Pero, como muestra de la importancia de la cooperación de Turquía en la cuestión de los migrantes, esta es la tercera vez que Merkel visita el país desde que la Unión Europea y Ankara firmaron el 18 de marzo un acuerdo migratorio que permitió reducir en forma drástica la cantidad de migrantes llegados a Europa desde el territorio turco.

Merkel fue muy criticada en Alemania y por la oposición en Turquía por este viaje, que tiene lugar a pocas semanas de un referéndum, previsto en abril, sobre la revisión constitucional que reforzaría considerablemente los poderes de Erdogan, a quien sus detractores acusan de deriva autoritaria.

"He hecho hincapié en que la separación de poderes y la libertad de expresión deben ser garantizadas" en la revisión constitucional impulsada por Erdogan, declaró Merkel en una rueda de prensa conjunta en el palacio presidencial turco.

- "Interés mutuo" -

Por su parte, Erdogan quitó importancia a las críticas de los opositores sobre la reforma constitucional, afirmando que no tenían "absolutamente ningún fundamento". "En absoluto vamos a poner fin a la separación de poderes", insistió.

Muestra de una cierta incomodidad, el jefe de Estado turco no dudó en corregir a la canciller alemana cuando esta utilizó el término "terrorismo islamista".

"No lo utilicemos, por favor, porque mientras sea así, estaremos obligados a oponernos. Si nos quedáramos en silencio, sería como aceptarlo. Y yo, como musulmán, y como presidente musulmán, no puedo aceptarlo", prosiguió.

Ambos dirigente hablaron también de la situación en Siria y en Irak, así como de las relaciones comerciales y del pacto sobre los migrantes.

El presidente turco amenazó en varias ocasiones con poner fin a este acuerdo si los ciudadanos turco no se ven exentos de visa para el espacio europeo Schengen y si el proceso de adhesión de Turquía a la UE, actualmente en punto muerto, no avanza.

"La cuestión de los refugiados es muy importante para Turquía, así como para la UE y Alemania", subrayó Merkel, agregando que el pacto sobre los migrantes reposa en un "interés mutuo".

Ankara y Berlín vieron sus relaciones degradarse desde el intento de golpe de estado fallido: Turquía acusa a Alemania de albergar a "terroristas", reprochándole que no extradite a presuntos golpistas y miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Tras entrevistarse con Merkel, el primer ministro Binali Yildirim dijo esperar "más apoyo" de la parte de Alemania contra los presuntos golpistas y el PKK.

Según medios de prensa alemanes, unos 40 militares turcos de la OTAN pidieron asilo a las autoridades alemanas. El gobierno turco exhortó a Alemania a "pensar cuidadosamente" y a rechazar el pedido.

El viaje de Merkel tiene también lugar a pocos meses de unas elecciones legislativas en Alemania críticas para la canciller, en las que la llegada de migrantes será uno de los temas centrales de campaña. También las relaciones con Ankara: en Alemania viven tres millones de ciudadanos de origen turco.

AFP