Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos miembros de la minoría musulmana rohingya portan el cuerpo de unas de las víctimas del naufragio en la costa de Sittwe, en Birmania, el 20 de abril de 2016

(afp_tickers)

Unos veinte miembros de la minoría musulmana rohingya, sin acceso a derechos elementales en Birmania, murieron el martes en un naufragio, informó la ONU, que pidió el miércoles que se "encuentre una solución" para esta minoría.

"Se contabilizan numerosos rohingyas muertos o desaparecidos, incluyendo niños. Hay que encontrar una solución", escribió en Twitter el miércoles Yanghee Lee, relator especial de la ONU para Birmania.

La ONU dio un balance de 21 muertos, entre ellos 9 niños, en el naufragio. Un funcionario local confirmó, bajo anonimato, que los pasajeros del bote, "sumergido por una ola", eran "bangladesíes".

La palabra 'rohingya' es tabú en Birmania, incluso para el Gobierno de la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, en el poder desde hace unas semanas. Ni Aung San Suu Kyi ni ningún otro responsable birmano pronuncia el término, internacionalmente aceptado, de 'rohingya', y se refiere a ellos como a "bangladesíes".

A los rohingya, una minoría de más de un millón de personas, instalada en Birmania desde hace varias generaciones, se los considera inmigrantes ilegales del vecino Bangladés.

Muchos de ellos viven en campamentos en el estado de Rakhin, en el oeste de Birmania, en condiciones denunciadas por la comunidad internacional. No tienen acceso a educación, salud ni al mercado laboral. Incluso sus movimientos son limitados. Necesitan autorización, incluso para ir a hospitales.

Fue este último punto el que originó el drama del martes. Unos sesenta rohingyas iban del campamento de Sin Tet Maw hacia la ciudad vecina de Sittwe. "Se los había autorizado a ir por un día a Sittwe, para ir al mercado", dijo a la AFP Pierre Peron, portavoz de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés) de la ONU, con sede en Rangún.

La ONU lanzó a inicios de marzo un llamamiento de alerta sobre esta minoría musulmana, que vive en "condiciones terribles".

Naciones Unidas dijo temer que sean olvidados en la transición política que vive el país.

La premio Nobel de la Paz es objeto de críticas en el extranjero por su silencio sobre este tema.

Más de 100.000 rohingyas viven hacinados en campamentos para desplazados desde el brote de violencia entre budistas y musulmanes que dejó más de 200 víctimas en 2012, sobre todo musulmanes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP