Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de la ciudad de Tokio, el 15 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Los precios al consumo en Japón retrocedieron 0,3% en 2016, por primera vez desde 2012, poniendo en evidencia las dificultades del archipiélago para afrontar la deflación aunque en el horizonte se perfile una recuperación.

En el mes de diciembre, dejando de lado los productos perecederos, los precios decayeron 0,2%, registrando su décimo declive mensual consecutivo, anunció el gobierno este viernes.

Ello representa sin embargo una baja menos pronunciada que en noviembre (-0,4%) y que la que los analistas anticipaban.

Si se excluyen las tarifas de la energía y la alimentación, se constata un estancamiento, y un alza de 0,3% si se toman en cuenta todos los productos, incluyendo los perecederos.

Para el Banco central del Japón (BoJ) y su presidente Haruhiko Kuroda, 2016 fue un año negro a causa de la deflación, un enemigo a derrotar porque desalienta compras e inversiones a la espera de precios siempre más bajos.

AFP