Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Economía Luis Videgaray, el 23 de enero de 2017, en rueda de prensa en Ciudad de México

(afp_tickers)

México planteó el martes límites claros para negociar con la administración del presidente estadounidense Donald Trump y advirtió que abandonará la mesa y hasta podría salirse de un pacto de libre comercio si no está satisfecho con las discusiones.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo en la cadena Televisa que el diálogo bilateral se quebraría si Washington plantea gravar las remesas de los mexicanos e insiste en el pago del muro fronterizo.

"Hay clarísimas líneas rojas que se tienen que pintar desde el principio", dijo el funcionario.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, se reunirá el 31 de enero con Trump en Washington, y este martes Guajardo junto al secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, parten a ese país para definir la agenda del encuentro entre los mandatarios.

Para México sería "totalmente inaceptable cualquier otro tratamiento (a las remesas) de lo que normalmente el mercado (bancario) hace en sus transferencias", apuntó Guajardo.

De enero a noviembre de 2016, las remesas de los mexicanos sumaron 24.626 millones de dólares, la inmensa mayoría desde Estados Unidos, según el último reporte del Banco de México. Trump ha amenazado con usar estas remesas para financiar el muro.

El ministro planteó además que México podría abandonar el tratado comercial a América del Norte (TLCAN) si los términos de la negociación no son ventajosos para todos. "Si vamos a ir por algo que sea menos de lo que tenemos, pues no tiene sentido quedarnos", afirmó.

Peña Nieto enfatizó el lunes que en las negociaciones con Trump no habrá "ni confrontación ni sumisión", y adelantó que su gobierno buscará en otras latitudes nuevos socios comerciales.

"No estamos mancos, somos un país muy importante para la seguridad y el futuro del desarrollo continental y de la región con Estados Unidos", opinó el secretario de Economía.

Durante la elección, Trump amenazó también con abandonar el TLCAN.

- "Presión extorsionadora" -

El economista Luis de la Calle, uno de los negociadores mexicanos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, coincidió en que es imposible afrontar una negociación sin estar dispuesto a pararse de la mesa.

Trump "pone presión de una manera casi extorsionadora (...) para obtener las máximas concesiones posibles, pero los países tienen que ser mucho más inteligentes", afirmó De la Calle en entrevista telefónica con la AFP.

Videgaray, por su parte, anticipó que en el viaje a Washington se reunirán este miércoles y jueves con el secretario del Departamento de Seguridad Interior, y los asesores de Trump de comercio, economía y seguridad.

"Sabemos que Estados Unidos tiene un gran interés de hablar sobre lo comercial, pero nosotros tenemos interés de hablar de todos los temas (...) es natural, por supuesto, que la frontera sea parte de la conversación", dijo Videgaray.

- Un mercado que cuidar -

Para Guajardo, un interés "fundamental" de México es acordar una "política coordinada que proteja la seguridad de América del Norte".

Asimismo destacó la buena relación entre México y China, al referirse a las cartas fuertes que tiene este país en la nueva relación bilateral con Estados Unidos.

El gigante asiático es una "gran preocupación" del gobierno de Donald Trump, resaltó Guajardo.

No obstante, Valeria Moy, directora de la organización "México Cómo Vamos", advirtió que en la búsqueda de diversificación y de nuevos socios en el mundo no se puede perder de vista el papel clave de Estados Unidos para México.

"Si tienes al mercado más grande del mundo al lado, ese es el mercado que tienes que cuidar. Punto (...) Lo que sí podemos diversificar es a quién le compramos", dijo Moy a la AFP.

Los expertos coinciden en que si México busca nuevos proveedores mundiales de los productos que actualmente le compra a Estados Unidos, esto podría equilibrar la balanza política en Washington ante la eventual presión que ejercerían los estados que exportan bienes al país latinoamericano.

Estados Unidos abandonó el lunes el Acuerdo Transpacífico (TPP) que sería la mayor zona de libre comercio del mundo, y expertos consideran que esa acción podría dejarle el paso libre a China. Mientras que México anunció que buscará acuerdos bilaterales con sus integrantes.

AFP