Navigation

Un año después del accidente de Lion Air, el jefe de Boeing interrogado en el Congreso de EEUU

El presidente de Boeing, Dennis Muilenburg, testifica ante un comité del Senado de EEUU, en Washington, el 29 de octubre de 2019 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 29 octubre 2019 - 12:57
(AFP)

Dennis Muilenburg, el jefe de Boeing, será interrogado entre martes y miércoles en el Congreso estadounidense, en un testimonio crucial para su futuro al frente de la compañía y para recuperar la confianza del público tras los dos accidentes del 737 MAX que causaron 346 muertes.

Las audiencias, centradas en el desarrollo y certificación del 737 MAX, comienzan un año después del accidente de uno de estos modelos de la aerolínea indonesia Lion Air, en el que murieron las 189 personas que viajaban a bordo.

Muilenburg visitó el lunes la embajada de Indonesia en Washington "para ofrecer sus condolencias al pueblo indonesio, amigos y familiares de las víctimas", se informó en un comunicado.

Los parlamentarios estadounidenses tienen la intención de interrogar al jefe de Boeing sobre el sistema antidesestabilización, el MCAS, implicado en el accidente de Lion Air y en el de Ethiopian Airlines, el 10 de marzo, en el que perdieron la vida 157 personas.

El MCAS fue diseñado por Boeing específicamente para el 737 MAX -que no vuela desde hace siete meses- para bajar la nariz del avión, especialmente en caso de pérdida de velocidad.

Muilenburg, acompañado por John Hamilton, ingeniero jefe de Boeing, se presentará este martes a las 10H00 locales (14H00 GMT) ante el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado.

El miércoles, los dos hombres se presentarán igualmente ante el Comité de Transporte de la Cámara de Representantes.

"Ya hemos aprendido las lecciones y seguimos aprendiendo de estos accidentes", dirá a los senadores, según un texto difundido el lunes por la noche.

Este aprendizaje "dará lugar a mejoras en el diseño de futuros aviones", señala el testimonio. "Sabemos que hemos cometido errores y nos hemos equivocado en algunas cosas, estamos asumiendo la responsabilidad y vamos a arreglarlo".

Sin embargo, el líder de Boeing seguirá la línea de defensa desplegada durante meses, sosteniendo que el MCAS no tiene un diseño defectuoso.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.