Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

(FILES) This file photo taken on March 6, 2017 shows Corredores trabajando antes del cierre del Dow Jones en la Bolsa de Valores en Nueva York, el 6 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Wall Street iniciará la semana con los ojos puestos en el petróleo que se ha desplomado y con la convicción de que la Fed anunciará el miércoles un endurecimiento de la política monetaria estadounidense.

Desde el fin de semana anterior el índice industrial Dow Jones bajó 0,49% a 20.902,98 puntos; el Nasdaq, de valores industriales, cedió 0,15% a 5.861,73 y el S%P 500 perdió 0,44% a 2.372,60 unidades.

"Lo principal de la semana fue la caída del petróleo", dijo Karl Haeling, de LBBW.

Tras oscilar entre márgenes muy estrechos desde comienzos del año, el oro negro se fue a pique y perdió más de 5% el miércoles en Nueva York y siguió en baja.

La bolsa "bajó a causa de la energía", dijo Gregori Volokhine, de Meeschaert Financial Services.

La caída del petróleo fue atribuida a que en Estados Unidos las reservas no paran de crecer y también se incrementa la producción.

Esa mayor producción ocurre cuando los países de la Opep y otros como Rusia tienen en marcha un recorte de la oferta para sostener los precios.

"Si (los productores estadounidenses) empiezan a inundar el mercado el petróleo corre el riesgo de volver a pesar en los índices bursátiles", advirtió Volokhine quien además dijo que temer que, en respuesta Arabia Saudita, miembro dominante de la Opep, deje de reducir su producción.

En ese contexto, los indicadores de la economía estadounidense pasaron a un segundo plano incluido el informe del mercado laboral divulgado el viernes y que dio cuanta de una elevada creación de empleos en febrero.

Ese informe laboral sirvió para que los inversores quedaran con la convicción de que la Fed anunciará el miércoles el endurecimiento de la política monetaria con un nuevo aumento de las tasas de interés.

"Se decía que la Fed aumentaría sus tasas si las cifras correspondían a las expectativas", dijo Tom Cahill, de Ventura Wealth Management. "Dado que fueron superadas, el asunto está decidido", añadió.

Los inversores no dudan en que las tasas aumentarán. Lo que en cambio quieren saber es cuál es el ritmo que tendrá el aumento de las tasas.

Lo que más se espera es el comunicado de la Fed y la conferencia de prensa que dará la presidenta de la entidad Janet Yellen, dijo Volokhine.

"Comenzamos a pensar que la ruta prevista por la Fed podría ser más abrupta de lo esperado", añadió.

Si bien normalmente Wall Street se inquieta ante un endurecimiento de la política monetaria, las actuales tasas son tan bajas que el nuevo aumento no alteraría demasiado el panorama, dicen agentes económicos. Empero lo que algunos analistas temen es que la Fed aumente más de dos o tres veces las tasas en el correr de este año.

"El nivel de las tasas de interés podría convertirse en un problema para la Bolsa", advirtió Cahill. Subrayó que se corre el riesgo de tornar más costoso un mercado de acciones que ya está en niveles muy altos debido a las promesas económicas del presidente Donald Trump.

AFP