Navigation

Skiplink navigation

Carlos Pellegrini, "piloto de tormentas"

Monumento con la figura de Carlos Pellegrini. (swissinfo) Domínguez

Con un pensamiento muy adelantado para su época, Carlos Pellegrini fue político, legislador, periodista, mentor de iniciativas económicas, militar en la Guerra del Paraguay, ministro de Guerra y Marina, vicepresidente y Presidente de la Nación.

Este contenido fue publicado el 28 julio 2006 - 19:33

La historia del descendiente de tesineses quien tuvo que guiar a la Argentina durante una de sus peores "tormentas".

Carlos Pellegrini "fue un hombre que supo combinar las ideas con la práctica y los propósitos con los hechos. No fue un intelectual pero sí un hombre de iniciativas, proyectos, obras, horizontes", dijo a swissinfo el historiador y politólogo Rosendo Fraga, quien estos días forma parte de la Comisión de Homenaje al ex Presidente.

"En la acción articuló coraje con prudencia, lo que derivó en una gran precisión en el ejercicio del poder y la política", agregó Fraga.

Numerosos actos y actividades han sido programados para honrar la figura de Pellegrini a lo largo de este año, y no es llamativo ver en cada evocación a figuras de la talla del vicepresidente de la Nación y presidente del Senado, Daniel Scioli; de la ex presidente del Banco Nación y de la actual ministra de Economía, Felisa Miceli.

Otras figuras destacadas en las celebraciones han sido los presidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, y del Jockey Club, Bruno Quintana; o los rectores del Colegio Nacional de Buenos Aires, Horacio Sanguinetti, y de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, Abraham Gak.

Es que el ex Presidente tuvo relación directa con cada una de estas prestigiosas instituciones argentinas y muchas de ellas fueron fundadas por él.

Una carrera vertiginosa

La labor de Pellegrini fue inmensa. No sólo le tocó tomar el país bajo su mandato en una de las peores crisis de la historia, sino que además promovió el voto democrático y tuvo la tarea de 'desendeudar' a la Argentina.

Entre otras cosas, fundó la Escuela Superior de Comercio que lleva su nombre, el Jockey Club, el Club Industrial, el Banco de la Nación Argentina y la Caja de Conversión, además del diario 'El País'.

Su actividad política comenzó muy joven. Ya en 1863, siendo estudiante en la Facultad de Derecho, se incorporó al Partido Autonomista de Adolfo Alsina.

En 1865 se alistó como voluntario en el Ejército para combatir en la Guerra del Paraguay, pero al año siguiente cayó enfermo y regresó a Buenos Aires donde retomó sus estudios universitarios, de los que se graduó en 1869 con una tesis doctoral sobre "El derecho electoral", en la que criticaba el sistema vigente y proponía una campaña de educación cívica.

Con su flamante título se incorporó a la administración estatal con el cargo de Subsecretario del Ministerio de Hacienda y en 1872, luego de dos intentos fallidos, fue electo diputado de la Legislatura de Buenos Aires.

Desde entonces, su carrera política se desarrolló sin descanso: en 1873 se incorporó a la Cámara de Diputados de la Nación, participó en la defensa del gobierno de Avellaneda frente al levantamiento mitrista de 1874, y en 1878 el gobernador Carlos Casares lo nombró ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Fue reelecto diputado nacional y en 1879 reemplazó al general Roca como ministro de Guerra y Marina.

Fue uno de los fundadores del Partido Autonomista Nacional (1880), apoyó la candidatura presidencial de Julio Argentino Roca y electo senador por Buenos Aires en 1881.

Luego de un viaje a Europa fue designado ministro de Guerra y Marina del presidente Roca y, finalmente en 1886, fue elegido vicepresidente de la República en la fórmula encabezada por Miguel Juárez Celman.

"Piloto de tormentas"

Los descalabros del gobierno de Juárez Celman, que provocaron la grave crisis económica de 1890 y las justificadas acusaciones de corrupción y mal desempeño pusieron a Pellegrini en un primer plano.

El 26 de julio de ese año estalló en Buenos Aires una revolución dirigida por un amplio frente opositor que, bajo el nombre de Unión Cívica, venía manifestándose contra la política juarista.

Pellegrini participó activamente en la represión del movimiento revolucionario y, ante la renuncia de Juárez Celman en agosto, asumió la Presidencia de la República hasta 1892.

Fraga explicó que el gobierno de Pellegrini se desarrolló en un clima de marcada inestabilidad política y económica:

"Asumió la conducción de un país devastado por la crisis económica y con ingresos fiscales que habían caído al 30% de los existentes en años anteriores, por lo que debió realizar una política de severo ajuste, suspendiendo obras públicas como la Casa de Gobierno, el Congreso, el edificio de correos, algunas de las cuales recién se reinician antes de dejar la presidencia."

"También reorganizó los servicios públicos y desarrolló una ardua negociación con los acreedores externos, que ya entonces constituían un dato clave en la política económica nacional."
El historiador Felipe Pigna relató a swissinfo los acontecimientos que llevaron a que Pellegrini recibiera el mote de "piloto de tormentas":

"Cuando cae Juárez Celman, todos las miradas se dirigieron a Pellegrini, y frente a un Estado vaciado, juntó a los hombres más ricos del país (banqueros, estancieros y comerciantes) y puso como condición para asumir la presidencia que éstos suscriban un empréstito de 15 millones de pesos para hacer frente a los vencimientos externos."

"Reunido este capital, ya como flamante Presidente, inaugura su gestión aplicando medidas de austeridad, nacionalizando las obras sanitarias privatizadas por Celman, creando la Caja de Conversión para dar confianza a los inversores y el Banco de la Nación Argentina."
"Pudo 'pilotear' la situación sacando al país de la crisis y permitió la realización de elecciones libres en la Capital", concluyó Pigna.

Continúa en MÁS SOBRE EL TEMA con 'El múltiple legado de Carlos Pellegrini'

swissinfo, Norma Domínguez en Buenos Aires

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo