Navigation

Cientos de cubanos solicitantes de asilo bloquearon puente entre México y EEUU

Un hombre pide de rodillas a policías migratorios de Estados Unidos que lo dejen pasar en el puente Paso del Norte-Santa Fe entre México y Estados Unidos, durante una protesta de migrantes cubanos que bloquearon ese acceso en Ciudad Juárez el 29 de diciembre de 2020 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 30 diciembre 2020 - 18:39
(AFP)

Unos 300 cubanos bloquearon durante ocho horas, entre el martes y este miércoles, un puente en la mexicana Ciudad Juárez que marca la frontera con Estados Unidos, exigiendo que les permitan esperar sus solicitudes de asilo en ese país, constató la AFP.

Coreando "¡queremos pasar, queremos pasar!", los manifestantes se apostaron en la vía peatonal del puente Paso del Norte, limítrofe con Texas y Nuevo México, hasta la madrugada del miércoles y soportando temperaturas de hasta un grado centígrado.

Ante la protesta, autoridades estadounidenses colocaron alambres de púas en el límite del viaducto y desplegaron policías antimotines.

"El movimiento no autorizado más allá de este punto dará lugar a la detención", advertía un agente estadounidense a través de un altavoz.

"Que nos dejen esperar nuestro (proceso de) asilo político dentro de los Estados Unidos, es lo único que le estamos pidiendo", dijo a la AFP el cubano Raudel Tejeda.

Los migrantes denunciaron que durante la espera de sus trámites en territorio mexicano les han violado sus derechos.

"No salimos de Cuba para vivir aquí en México. La policía mexicana nos maltrata mucho, para todo nos piden dinero, nos secuestran (...) hay mucha violencia", denunció Laura García.

Elier Rojas, migrante cubano que lleva alrededor de un año en Ciudad Juárez, mostró golpes en la cabeza y aseguró que se los propinaron policías de Ciudad Juárez (estado Chihuahua, norte).

Estados Unidos ha enviado a territorio mexicano a unos 60.000 migrantes, la mayoría provenientes de Centroamérica y otros países latinoamericanos, bajo el programa "Quédate en México" impuesto por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Esa política dispone que los solicitantes de asilo llegados a la frontera sur del país deben esperar en territorio mexicano la resolución de sus casos.

Pero la emergencia sanitaria derivada de la propagación del covid-19 en ambas naciones dejó en pausa los trámites.

Dicha política, denominada Protocolos de Protección al Migrante (MPP), fue anunciada en diciembre de 2018.

Tras las multitudinarias caravanas de finales de 2018 y principios de 2019, Trump amenazó a México con sanciones comerciales si no tomaba medidas para detener la oleada migratoria.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, desplegó entonces unos 26.000 militares en sus fronteras norte y sur.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.