Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los violines de Auschwitz suenan en Suiza

El violinista Shlomo Mintz en Auschwitz

Una colección única, compuesta de instrumentos musicales que pertenecieron a víctimas del genocidio nazi, suena en primicia mundial en Suiza. La iniciativa se presenta dentro del marco del Festival Internacional de Sion.

Los denominados ‘Violines de la Esperanza’ sonarán en el Teatro Real de Madrid el 27 de enero de 2011.

El violín que el cronista tiene entre las manos posee una historia muy particular. Se trata del violín de Motele, un niño judío bielorruso de 12 años que sobrevivió a la masacre de su familia y fue hallado en el bosque por los partisanos rusos. Su único bagaje era el instrumento.

Muy dotado para la música, el pequeño fue ‘adoptado’ por los ocupantes nazis, que le invitaban a tocar para ellos cada noche. Pero Motele no traía sólo su violín, sino que cada día ocultaba en el cuartel una carga de dinamita. Tras un año, el niño hizo saltar por los aires la barraca, con casi 300 soldados alemanes dentro.

Motele murió en combate poco después, pero su instrumento es hoy propiedad del Memorial de Yad Vashem, en Jerusalén. Fue restaurado por un lutier llamado Amnon Weinstein y puede ser visto en la Antigua Penitenciaria de la ciudad suiza de Sion, capital del cantón del Valais. Es la primera vez que esta colección de instrumentos, conocida como “Los Violines de la Esperanza”, sale de Israel.

El deber de la memoria

Para explicar la importancia de este proyecto, el violinista Shlomo Mintz, director artístico del Festival de Sion y uno de los mejores instrumentistas del mundo, habla en exclusiva con swissinfo.ch.

“Estos violines son una denuncia de todas las limpiezas étnicas. Pasadas y futuras”, explica el legendario músico israelí. “Son un testimonio vital de personas que ya no están con nosotros. Son monumentos que vibran, y tienen la capacidad de transmitir un mensaje del pasado al futuro. Y eso es lo importante, especialmente en el momento en el que los últimos testigos directos del Holocausto nos dejan”.

En Sion el visitante puede ver 16 de estos violines hasta el 15 de septiembre en una exposición que incluye fotografías, documentos de época y audiovisuales. También pueden ser escuchados en concierto este sábado, 28 de septiembre, en el marco del festival.

Cada violín tiene una historia, pero Mintz destaca ‘el violín de Auschwitz’, pues fue tocado en una de las orquestas del campo de la muerte. “Para mí ha sido una experiencia traumática tocar este violín en Auschwitz”, explica, “pues hemos buscado los lugares donde realmente tocaron los músicos de las orquestas, e incluso hemos repetido los mismos repertorios”.

Según explica a swissinfo.ch, una orquesta tocaba al lado del célebre cartel de ‘Arbeit macht frei’ (el trabajo os hace libres) y la otra orquesta femenina en el campo de Birkenau. “Las músicos eran obligados a tocar para las víctimas que entraban a las cámaras de gas”, comenta el violinista con gesto grave, “y sus otras dos funciones eran tocar para los oficiales alemanes y para los trabajadores esclavos”.

La dramática historia de estos violines podrá ser vista en el documental “Amnon’s Journey” (El viaje de Amnon) donde se puede ver el trabajo de búsqueda y reconstrucción llevado a cabo por el lutier Amnon Weinstein, iniciador en los años 80 del proyecto ‘Violines de la Esperanza’.

“Amnon Weinstein es uno de mis más viejos amigos”, rememora Shlomo Mintz, “así que es natural que yo me implicara a fondo en este proyecto”. ¿Y siguen encontrando violines pertenecientes a víctimas del Holocausto? “En efecto”, afirma, “seguimos descubriendo instrumentos ahora mismo, mientras hablamos. Aunque los violines realmente buenos se usaron como leña para calentar a los soldados. Fue una práctica corriente entre las tropas rusas y alemanas a partir de 1943”.

Un detective de la Historia

En los altos de la Antigua Penitenciaria de Sion, espera a swissinfo.ch el hombre que está en el origen de este proyecto: Amnon Weinstein. Este respetado “lutier” de Tel Aviv acompaña en Suiza a ‘Los Violines de la Esperanza’ y explica su historia en una serie de charlas públicas y clases magistrales.

Weinstein se confiesa sorprendido y agradecido. ¿Por qué? “Porque creo que Suiza tiene un gran valor al presentar una colección de estas características”, explica. “En esta tierra profundamente cristiana, el Holocausto judío es mal conocido. A pesar de ello, noto la profunda emoción que el sonido de estos violines despierta en el público”.

“Soy como un detective que investiga la historia de los instrumentos”, explica sobre su trabajo, comenzado en 1984. ¿Y cómo es que sólo el violín de Motele forma parte de la colección del Memorial de Yad Vashem, en Jerusalén? “No les doy el resto de mis violines porque soy egoísta”, confiesa con una sonrisa, “y sobre todo porque creo que estos instrumentos deben ser tocados y escuchados por el público. En un museo pierden su sentido”.

Instrumentos que, de hecho, podrán ser escuchados por los lectores españoles. Y es que ‘Los Violines de la Esperanza’ sonarán en Madrid el 27 de enero de 2011, en un concierto excepcional protagonizado por Shlomo Mintz en el Teatro Real. “Es una iniciativa de Casa Sefarad y el Gobierno de España”, precisa Amnon Weinstein.

“Cuando usted escucha un violín que estuvo en Auschwitz o en el Gueto de Varsovia, puede comprender una ínfima parte de lo que representó el Holocausto”, explica, antes de concluir la charla con swissinfo.ch con una confesión muy personal.

“Tras la Guerra, todos los supervivientes del Holocausto de la región de Vilnius (capital de Lituania) pasaban por mi casa en Tel Aviv”, rememora este hombre de 62 años. “Y tengo un recuerdo imborrable: verlos pasar días enteros intentando lavar y borrar los tatuajes que los nazis les habían hecho en el brazo en los campos de exterminio”. Los mismos campos en los que sonaron hace 65 años ‘Los Violines de la Esperanza’.

Rodrigo Carrizo Couto, Sion, swissinfo.ch

Shlomo Mintz

El violinista Shlomo Mintz nació en Moscú en 1957. A los dos años logró emigrar a Israel con su familia.

Estudió con Ilona Feher y en la Juilliard School. Fue apadrinado por el legendario violinista americano Isaac Stern, quien le apoyó al inicio de su carrera.

Debutó con la Orquesta Filarmónica de Israel a los 11 años. Su primera presentación en el Carnegie Hall de Nueva York fue a los 16.

Shlomo Mintz ha ganado algunos de los más prestigiosos premios del mundo musical, tales como el Grammophone, el Edison, el Diapason d’Or o el Grand Prix du Disque.

Está considerado como uno de los más grandes violinistas vivos. Es director artístico del Festival Internacional de Música de Sion (Suiza) desde hace siete años.

Fin del recuadro

Festival de Sion

El Festival Internacional de Sion tiene 45 años de existencia y es uno de los más prestigiosos eventos musicales de Suiza. Se celebra de agosto a septiembre.

El ‘instrumento rey’ del evento es el violín. El Festival de Sion organiza cada año un concurso internacional de violín para dar a conocer nuevos valores de este instrumento.

El Festival de Sion propone un menú musical variado que incluye desde música coral a fado portugués, pasando por música coral y de cámara. La oferta se completa con exposiciones y clases magistrales.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×