Navigation

El inglés incursiona en las universidades suizas

Las universidades suizas imparten algunos cursos en inglés. imagepoint

Suiza tiene cuatro idiomas nacionales. Pero en lo que se refiere a sus universidades, da la impresión de estar adquiriendo una quinta más: el inglés.

Este contenido fue publicado el 01 octubre 2007 - 10:55

Desde hace tiempo acoge a estudiantes extranjeros y envía a sus alumnos al exterior. No obstante, el aumento del inglés refleja la perspectiva cada vez más global de las universidades suizas y los efectos de las reformas de Bolonia.

Los vecinos de Suiza, Alemania en particular, han proveído la mayoría del contingente de estudiantes extranjeros a las universidades suizas. Como quiera que sea, la admisión de personas de otros países se está incrementando.

De los países extraeuropeos, China está a la cabeza por su número de alumnos en Suiza. India y Rusia cuentan también con importantes contingentes. Suiza tiene la mayor proporción de estudiantes extranjeros a escala europea y se coloca en el segundo puesto a nivel mundial, detrás de Australia.

La Conferencia de Rectores de las Universidades de Suiza se congratula de ese desarrollo impulsado en dos vertientes.

"Estamos tratando de animar a nuestros estudiantes a ser más móviles. Los queremos enviar fuera y recibir a otros estudiantes para promover la circulación de cerebros", afirma Johanna Ziberi de esa organización.

"Si se quiere atraer a los educandos extranjeros, lo mejor será tener cursos en inglés", subraya Ziberi, responsable de promover los contactos entre las universidades helvéticas y extranjeras. "El inglés es el idioma académico".

Sin embargo, el Parlamento permanece dividido acerca de si el inglés debería convertirse en la segunda lengua enseñada en las escuelas, después del idioma local.

Hace unos días, el Senado decidió contra una cláusula de la nueva ley sobre idiomas que forzaría a las escuelas a enseñar como segundo idioma alguna de las cuatro lenguas nacionales –alemán, francés, italiano o romanche- antes que el inglés.

Cooperación europea

Pero a nivel universitario, el uso del inglés no es nuevo, aunque ha ganado mayor importancia desde la década pasada.

La Declaración de Bolonia de 1999, designada para crear un Espacio Europeo de Educación Superior significa para las universidades de todo el continente una modificación en sus enfoques nacionales.

Como resultado, las instituciones ofrecen al menos maestrías en inglés. Suiza se encuentra actualmente muy envuelta en esa tarea.

En la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), dos tercios de los programas de maestría son ofrecidos de tal forma que los estudiantes no necesitan saber el idioma local, el alemán, según comenta Anders Hagström, responsable de relaciones internacionales de ese instituto.

Otra razón es el cambio generacional.

"La generación temprana del 'baby boom' se ha retirado en los pasados diez años. Diría que el 80% de los profesores fueron contratados en los últimos diez años. Casi sin excepción han pasado una temporada en Norteamérica en su carrera previa", Hagström indica a swissinfo.

Nuevas áreas de investigación

La tercera razón es que las universidades de investigación de alto nivel, como el EPFZ, están profundamente envueltas en las áreas de ciencia, incluyendo la ingeniería biomédica, micro y nanosistemas, y biología computacional.

"Debido a que son nuevas áreas de investigación, también hay sectores donde se buscan nuevos talentos, nuevos investigadores", Hagström explica.

"Una de las razones básicas por las que esos programas están abiertos a una audiencia internacional es porque busca atraer a estudiantes de doctorado potenciales", agrega.

Las dos Escuelas Politécnicas Federales, la de Zúrich y la de Lausana, se enorgullecen por la proporción de estudiantes extranjeros con la que cuentan. En la de Zúrich, el 60% de los maestros y el 56% de los alumnos de doctorado no son suizos. En el entorno de la investigación se habla exclusivamente inglés.

Hagström está convencido de que Suiza se beneficia enormemente de la afluencia de los estudiantes extranjeros.

Por consecuencia, muchos de ellos hacen una importante contribución a la economía suiza, ya sea ocupando empleos en alguna de las compañía suizas ansiosas de conseguir graduados de universidades prestigiosas, o abriendo su propia empresa.

La presencia de alumnos dinámicos y ambiciosos también beneficia a las propias universidades. "Desde el punto de vista de la institución, es muy importante recibir la llegada de ese viento fresco", concluye Hagström.

swissinfo, Julia Slater
(Traducido del inglés por Patricia Islas Züttel)

Datos clave

Suiza tiene dos escuelas politécnicas federales y diez universidades.

Al menos 23% de los estudiantes en las universidades suizas son extranjeros.

Suiza tiene cuatro idiomas nacionales: alemán, francés, italiano y romanche.

Los niños suizos acostumbran aprender otra lengua nacional como segundo idioma, antes de aprender otra extranjera.

Algunos cantones de expresión alemana han remplazado esta regla, adoptando el inglés como segundo idioma de aprendizaje en las escuelas de enseñanza básica.

End of insertion

El inglés y otros idiomas

Más de 380 millones de personas hablan inglés como primer idioma, es decir, una cantidad menor a las que hablan chino o español.

De cualquier forma, el inglés es el idioma más extendido como segunda lengua. Se estima que más de 1.000 millones de personas en el mundo tiene conocimientos básicos de inglés.

Este idioma es oficial en 53 países.

Es una de las seis lenguas oficiales de la ONU y una de las tres con las que se trabaja en la Unión Europea.

La zanja entre los idiomas utilizados por una gran mayoría y aquellos que pocos hablan continúa ampliándose.

Se estima que de las 7.000 lenguas que actualmente se hablan en el mundo, alrededor de la mitad desaparecerán de aquí al año 2100.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.