Navigation

El largo camino a Lausana

Este contenido fue publicado el 30 enero 2015 - 11:00

Lou Spichtig y Laura Fernández-Gromova sueñan con devenir bailarinas de alto nivel. Su participación en el Prix de Lausanne es un paso que las acerca a la realización de su objetivo. (Carlo Pisani, swissinfo.ch)

Ambas son estudiantes de la Academia de Danza de Zúrich, una de las dos instituciones profesionales financiadas por el Estado, focalizada en el ballet clásico y dirigida por los otrora primeros bailarines solistas de la Ópera de Berlín, Oliver Matz y Steffi Scherzer.

Spicthing y Fernández-Gromova, de 17 años, se clasificaron para la 43 edición del Prix de Lausanne. Fueron seleccionados, por expertos suizos e internacionales, entre 300 candidatos de todo el mundo.

El Prix de Lausanne fue fundado en 1973 por el industrial suizo Philippe Braunschweig, heredero de una familia de relojeros, y su esposa, Elvire Krémis, una bailarina  de origen ruso.

El concurso, considerado como un trampolín para los jóvenes bailarines, premia a los ganadores con becas para las mejores escuelas y compañías de ballet.


Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.