Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fin de vida Así mueren los suizos

Una mujer mayor avanza con apoyo de una andadera

Una tercera parte de las personas mayores que viven en Suiza fallecen en residencias de retiro.

(© Keystone / Gaetan Bally)

Morir apaciblemente en casa a una edad avanzada, si es posible durante el sueño, es el ideal para muchas personas. En realidad, ocho de cada diez suizos mueren en un hogar para ancianos o en un hospital.

El 44% de entre ellos fallecen en residencias para personas mayores, el 37% en hospitales y el 19% en sus hogares o en otros lugares. El Observatorio Suizo de la SaludEnlace externo (Obsan) estudió las trayectorias de fin de vida de los miembros de la tercera edad que recibieron atención y murieron en instituciones (81% del total de decesos). Analizó el último año de existencia de unas 45 000 personas de 65 años o más en 2016.

Ese estudio permitió identificar seis escenarios de fallecimiento, de los cuales los tres más frecuentes fueron:

Residencias y hospitales

La duración media de la estancia en una residencia fue de casi 3 años para las personas mayores de 65 años.

El 68% de los finados fueron hospitalizados al menos una vez y la duración media de la hospitalización fue de 31 días.

Fin del recuadro

1. Fin de la vida únicamente en residencia para ancianos: el 31,8% de las personas en esas instituciones pasaron una media de 325 días en ellas durante su último año de existencia, sin ser hospitalizadas. Una persona de este grupo requiere 152 minutos de cuidado por día.

2. Fin de la vida en hospital después de varias hospitalizaciones: el 24,5% de los ancianos estuvieron varias veces hospitalizados antes de morir. Las estancias en los nosocomios duraron un promedio de 44 días. En el 39% de los casos se diagnosticó un tumor.

3. Fin de la vida en hospital después de una sola hospitalización: el 13,5% de los ancianos permanecieron en el hospital durante una media de 10 días antes de morir. En el 87% de los casos se trató de ingresos de emergencia. Y una tercera parte de los pacientes tenían enfermedades cardiovasculares.

Entre las personas de 80 años o más en las residencias en cuestión, el 36% de los hombres fueron transferidos al hospital en su último año de vida, en comparación con solamente el 28% de las mujeres.

 Diferencias según el sexo

Aquellos que permanecieron solamente en un hogar de retiro durante su último año de vida mantuvieron un récord de longevidad, con un promedio de casi 90 años. Las mujeres estaban sobrerrepresentadas en este grupo (72%).

Por otro lado, el número de hombres fue mayor cuando se trataba de decesos en el hospital después de múltiples hospitalizaciones (58%). Este escenario fue el único en el que la edad media de fallecimiento fue inferior a 80 años (79,3).

En resumen, se puede decir que las mujeres mueren con más frecuencia que los hombres en los hogares de ancianos debido a su mayor esperanza de vida.

Diferencias según la edad

El informe del Observatorio Suizo de la Salud muestra una variación de trayectos en función de la edad. Entre las personas de 65 a 79 años que murieron en 2016, la mayoría fue hospitalizada en múltiples ocasiones, mientras que entre las mayores de 80 años, la mayoría permaneció en la residencia.

Esas diferencias entre los ancianos y los muy ancianos pueden explicarse por el hecho de que “algunas enfermedades graves probablemente ya no son tratadas con la misma intensidad en la vejez”, anota el Obsan.

Limitaciones del estudio

Aunque el estudio ofrece una buena visión general de la atención institucional para las personas mayores en su último año de vida, el enfoque no se limita a esto, dice Obsan: “Ni las consultas médicas ni las intervenciones ambulatorias, que cada vez son más frecuentes, pueden combinarse actualmente con los datos del sector estacionario”.

La investigación aborda la cuestión del final de la vida solamente desde un punto de vista estadístico, utilizando los datos disponibles. Pero no son considerados “ni los costos, ni la calidad de vida o la voluntad de las personas mayores y de sus familias, ni los aspectos éticos, ni la pertinencia de los tratamientos y hospitalizaciones durante el último año”, concluye el Obsan.



Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes