Navigation

Halifax: una tragedia llena de interrogantes

Monumento conmemorativo a las 229 víctimas en Peggy's Cove. Keystone

La hipótesis más plausible del accidente del MD-11 de Swissair, que se precipitó al mar frente a las costas canadienses con 229 personas a bordo, es la del cortocircuito.

Este contenido fue publicado el 27 marzo 2003 - 19:47

Así lo revela el informe final de la investigación, hecho público este miércoles.

No se sabe a ciencia cierta cuáles fueron las causas que condujeron al desastre aéreo, ocurrido la noche del 2 al 3 de septiembre de 1998.

Todo parece indicar que el trágico siniestro, que ha sido objeto de una larga investigación, fue el resultado de una cadena de factores.

La hipótesis más probable es la de un arco eléctrico en la parte superior de la cabina de pilotaje.

Un arco eléctrico es una especie de descarga eléctrica de alta intensidad, que se forma entre dos electrodos por la fuerte variación de tensión y que puede incendiar los cables, incluso los cables aislados.

Vuelo Swissair SR 111

La Oficina canadiense para la Seguridad de los Transportes concluyó las investigaciones a fines de agosto pasado y, antes de hacerlos públicos, presentó los resultados a las partes pertinentes.

El vuelo SR 111 de la antigua compañía de bandera suiza partió de Nueva York con destino a Ginebra y se precipitó al mar cerca de Peggy's Cove, (Nueva Escocia), después de producirse un incendio a bordo.

Quince minutos antes de la tragedia, el comandante y el copiloto se percataron de que había humo en la cabina de pilotaje.

Misterio de los últimos minutos

El fallo eléctrico total, que condujo a la pérdida del control del aparato, en cambio, fue provocado por un defecto en el sistema de juegos electrónicos instalados en los aviones de Swissair.

Ese es también el motivo por el que en las cajas negras no aparecen grabados los últimos seis minutos de vuelo, cruciales para poder reconstruir lo que ocurrió en los momentos inminentes a la tragedia.

Para tratar de entender la dinámica del accidente y sus causas, se examinaron más de dos millones de piezas y 275 kilómetros de hilo eléctrico recuperados del fondo del Océano Atlántico.

Los trabajos de investigación superan los 80 millones de francos, la mayor parte destinados a recuperar los restos del aparato siniestrado que se hallaban a casi 65 metros de profundidad.

Programa 'Modi-Plus'

Lo único cierto es que las conclusiones de los investigadores canadienses incluyen una serie de nuevas medidas preventivas para optimizar la seguridad a bordo de los aparatos MD-11, y sobre todo, para minimizar los riesgos de incendio en vuelo.

Las nuevas normas de seguridad imponen que, en caso de incendio, los aterrizajes de emergencia deben realizarse en un plazo máximo de treinta a quince minutos.

Para adecuar la flota de los MD-11 a las nuevas normas de seguridad vigentes, Swissair puso en marcha a fines de julio del 2001 el programa 'Modi-Puls', que costó 20 millones de francos, para dotar a los aparatos de detectores de humo, cámaras infrarrojas, extintores de fuego suplementarios, así como potenciar los ordenadores a bordo.

También se ha modificado el sistema eléctrico de los MD-11 (separación de cables) para reducir el riesgo de que cualquier fallo afecte a los instrumentos de vuelo, como ocurrió en Halifax.

swissinfo y agencias

Datos clave

229 personas perdieron la vida en el accidente
2 millones de piezas recuperadas del fondo del mar
275 km de hilo eléctrico examinado
Coste de la investigación: 80 millones de francos

End of insertion

Contexto

Cuatro años y medio después, no se sabe a ciencia cierta cuáles fueron las causas de la tragedia que costó la vida a 229 personas.

La hipótesis más plausible es la de un cortocircuito en la parte superior de la cabina de pilotaje.

La seguridad a bordo de los MD-11 ha mejorado tras aplicarse las recomendaciones de las autoridades canadienses.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.