El jefe parlamentario opositor Juan Guaidó se autoproclamó este miércoles presidente interino de Venezuela, con el reconocimiento de Estados Unidos y otros países de América, ante lo que el mandatario Nicolás Maduro rompió relaciones con el gobierno de Donald Trump.

"Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres", dijo Guaidó ante miles de seguidores en el este de Caracas.

Trump fue el primero en reconocerlo "oficialmente", seguido por 11 de los 14 países del Grupo de Lima (Canadá y otras naciones latinoamericanas). México y Cuba apoyaron a Maduro y la Unión Europea pidió "elecciones libres".

Poco después, ante una multitud que se congregó frente al presidencial Palacio de Miraflores, Maduro rompió relaciones con Estados Unidos y dio 72 horas a sus diplomáticos para abandonar el país con la mayor reserva petrolera del mundo.

"He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos. ¡Fuera! Se van de Venezuela. Aquí hay dignidad, carajo!", dijo desde el balcón presidencial, del cual colgaba una enorme bandera nacional.

Pero más tarde, Estados Unidos negó que Maduro tenga la autoridad para romper relaciones o expulsar diplomáticos y anunció que tomará "medidas apropiadas para responsabilizar a cualquiera que ponga en peligro la seguridad de nuestra misión y de su personal".

La Fuerza Armada -sostén de Maduro- rechazó la juramentación de Guaidó.

"Los soldados de la Patria no aceptamos a un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la Ley", aseguró el ministro de Defensa, general Padrino, en Twitter.

A la tensión política se sumó la agitación en las calles. Disturbios durante protestas contra Maduro dejaron 13 muertos desde el martes, según el Observatorio de Conflictividad Social, crítico del gobierno. La ONG Foro Penal reportó 24 detenidos.

- "Doy el paso, estamos en dictadura" -

Ingeniero de 35 años que asumió la jefatura del Parlamento -de mayoría opositora- el 5 de enero, Guaidó dijo estar facultado por la Constitución para llenar el vacío de poder que, asegura, hay en el país.

"Hoy doy el paso, entendiendo que estamos en dictadura", dijo el parlamentario, quien también recibió el beneplácito de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que el jueves debatirá la situación de Venezuela.

Un funcionario del gobierno de Trump advirtió que "todas las opciones están sobre la mesa" para considerar medidas si Maduro responde "con violencia" contra el Parlamento.

Brasil reconoció a Guaidó, pero descartó participar en una intervención militar para derrocar a Maduro.

Estados Unidos compra a Venezuela un tercio de su alicaída producción de petróleo (1,4 millones de barriles diarios). Maduro asegura que sus enemigos quieren apropiarse del crudo venezolano, que genera 96% de los ingresos del país.

"Trump probablemente exploraría la posibilidad de congelar activos extranjeros (de Venezuela). Como parte del respaldo, en el futuro podrían agregarse sanciones petroleras", opinó Eurasia Group.

En un comunicado a todas las embajadas, Guaidó, a quien Maduro considera un "títere" de Trump, les pidió que "mantengan su presencia diplomática" en Venezuela.

Medio centenar de países consideran "ilegítimo" el segundo mandato que inició Maduro el 10 de enero, por considerar que los comicios en que fue reelegido -boicoteados por la oposición- fueron fraudulentos.

Poco antes de la autoproclamación, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista) ordenó a la Fiscalía investigar penalmente a los integrantes del Parlamento, al acusarlo de usurpar las funciones de Maduro.

Al concluir su discurso, Guaidó aseguró a periodistas que no teme ser detenido: "Temo por nuestra gente que la está pasando muy mal".

- "Caída de Maduro no es inminente" -

Aunque la justicia lo declaró en desacato y anula todas sus decisiones desde 2016, el Parlamento aprobó el martes dar amnistía a los militares que colaboren con un gobierno de transición.

Este miércoles, Guaidó volvió a llamar a las Fuerzas Armadas a ponerse "al lado de la Constitución" y les volvió a tender la mano a quienes desconozcan a Maduro.

"Cuando das ese tipo de pasos (la autoproclamación) tienes que saber con qué apoyos cuentas, sobre todo de los militares", comentó a AFP el analista Luis Salamanca.

Para Guaidó, una fugaz sublevación de 27 militares el lunes demuestra que los llamados a los militares están teniendo eco.

"Hay otras condiciones necesarias para una transición política que hoy en día no parecen estar presentes, como un reconocimiento por parte de miembros del alto mando militar. La caída de Maduro no parece inminente", agregó Eurasia.

El breve alzamiento desató protestas, en medio de la peor crisis en la historia moderna del país petrolero, con escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para 2019.

La marchas de este miércoles representaron el primer gran pulso en las calles desde las protestas que dejaron unos 125 muertos en 2017.

Guaidó anunció que la oposición se está preparando para hacer una gran marcha en la primera semana de febrero.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes