Cuando cae la noche, los habitantes de Jartum se mueven rápidamente para montar una tarima para los líderes de la protesta en Sudán, en un intento por reavivar el movimiento y desafiar la represión y el bloqueo de internet.

Con los cortes de electricidad, el acceso a internet ha estado bloqueado desde hace más de dos semanas y con las fuerzas de seguridad al acecho, los habitantes del barrio de Jabra han sufrido para organizar un mitin que al final atrajo a decenas de personas.

En tan solo unas horas, instalaron los generadores, conectaron los altoparlantes y acomodaron las sillas. La iluminación de la tarima corrió por cuenta de las luces de los automóviles y para la seguridad del lugar erigieron a toda prisa barricadas para proteger el área.

"La campaña nos permite estar al tanto de las novedades en Sudán", dijo Moujahid Abdelnabi, quien asistió al mitin.

"Ya no estamos en contacto con la Alianza para la Libertad y el Cambio" que lideró este movimiento de protesta, lamentó.

El acceso a Internet y especialmente a las computadoras portátiles 4G está bloqueado desde la violenta represión en Jartum de una sentada de manifestantes el 3 de junio.

Varias semanas antes de este episodio, se instaló un campamento delante del cuartel general del ejército para reclamar que se transfiriera el poder a los civiles luego de los militares destituyeran al presidente Omar al Bashir, el 11 de abril.

El drama y la represión que siguieron los días posteriores dejaron al menos 128 muertos, según médicos cercanos a la protesta. Las autoridades dicen que se registraron 61 muertos.

- "No tenemos más miedo" -

En este contexto de tensión, la movilización es cada vez más difícil, sobre todo después de que los temidos paramilitares de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) están desplegados en todos los rincones.

Estas fuerzas están acusadas por los movimiento y las ONG de haber orquestado la dispersión. Pero el Consejo Militar de Transición, que dirige el país, aseguró que no ordenó la operación, la cual tenía la tarea de dar con "criminales" en un sector vecino.

Pese a los riesgos, los habitantes se dieron cita en Jabra, decididos a mantener la presión sobre los militares.

"Libertad, paz, justicia", "Vamos a instalar un poder civil, no importa el tiempo que nos tome", dijeron los participantes antes del inicio del mitin.

"Ahora las personas pueden hacer la diferencia entre el bien y el mal", lanzó Lamia Babiker.

"Mataron gente de diferentes barrios y otros están desaparecidos desde la dispersión. No tenemos más miedo", agregó este hombre.

Hace más de una semana que la protesta organiza estas "conferencias" y concentraciones nocturnas.

El objetivo es permitir un contacto directo entre la población y los militantes. Los anuncios se transmiten en general por SMS, y el resto es de boca en boca.

- "Derrocar a un dictador" -

Antes del bloqueo de internet, eran miles los que participaban en las marchas y concentraciones anunciadas en las redes sociales.

"Queremos mantener la comunicación con la gente, para confrontar el apagón impuesto por el Consejo Militar", aseguró Waheeb Mohamed Saïd, un militante de la Alianza para la Libertad y el Cambio (ALC).

"Una de nuestras condiciones para retomar las negociaciones es que vuelva el servicio internet", dijo Saïd, que fue a Jabra a dar un discurso.

Las conversaciones entre poder militar y protesta están suspendidas desde el 20 de mayo. Pero Etiopía lanzó una mediación entre las dos partes que aceptaron retomar las negociaciones.

"Si eso fracasa, vamos a continuar con diferentes formas de protesta pacífica, incluida la desobediencia civil", advirtió Saïd.

Después de la dispersión de la sentada, los manifestantes lanzaron una huelga general y un movimiento de desobediencia civil de varios días que tuvieron una participación importante. Y hoy, están decididos a defender su "revolución".

"Vamos a continuar", aseguró Doha, de 22 años. "No derrocamos a un dictador para poner a otro".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes