Refugiados sirios presentan en Alemania querellas por violaciones y abusos en su país

Foto de archivo tomada el 5 de noviembre de 2019, muestra a refugiados sirios descansando dentro del Centro de Alojamiento Temporal en Kokkinotrimithia, a unos 20 kilómetros de la capital de Chipre, Nicosia, el 5 de noviembre de 2019. afp_tickers

Refugiados sirios presentaron en Alemania una querella judicial por violaciones y abusos sexuales ocurridos en prisiones del régimen de Damasco, acusación que apunta, entre otroa, a un ex allegado de Al Asad, sumándose a varios juicios que se instruyen en Europa.

La Fiscalía federal de Alemania, con sede en Karlsruhe (suroeste), confirmó a la AFP que la demanda fue recibida el miércoles y este jueves anunciada por la oenegé alemana ECCHR.

Este recurso, que fue presentado tras el primer juicio en el mundo --en Alemania en abril--, por atrocidades atribuidas al régimen de Bashar al Asad concierne a nueve altos funcionarios del gobierno sirio y de los servicios de inteligencia de la Fuerza Aérea, señaló la oenegé con sede en Berlín que apoya esta demanda.

Entre los involucrados se encuentra un ex allegado al presidente Asad, jefe de los servicios de inteligencia de la Fuerza Aérea hasta 2019, Jamil Hasan, y objeto de una orden de arresto internacional de Alemania y Francia. La justicia alemana lo considera sospechoso de "crímenes contra la humanidad".

- 'Electro-shocks' -

Los denunciantes, cuatro mujeres y tres hombres, todos refugiados en Europa, fueron encarcelados en diferentes centros de los servicios de inteligencia aeronáuticos en Damasco, Alepo y Hama.

Entre abril de 2011 y agosto de 2013, fueron víctimas o testigos de torturas y violencia sexual, así como de como de "violaciones, 'electro-shocks' en las partes genitales, desnudos obligados e inclusive abortos forzados".

"Quiero que la comunidad internacional y las cortes de justicia de todo el mundo comprendan lo que sufrimos simplemente por el hecho de ser mujeres", señaló una de las víctimas, citada en el comunicado de prensa.

Desde hace tres años, las denuncias contra funcionarios sirios por torturas perpetradas en las prisiones de su país se han multiplicado en varios países europeos, en particular en Alemania donde el la justicia se ha mostrado muy diligente respecto a estas atrocidades, ampliamente documentadas por oenegés y testimonios de sobrevivientes refugiados en el exterior.

Alemania acoge a unos 800.000 refugiados sirios, el mayor contingente en Europa.

Estos abusos sexuales son fruto de "una represión masiva y sistemática a la población civil siria" desde que se desencadenara la guerra hace más de nueve años, de acuerdo a la oenegé Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR).

- Tabú -

El objetivo es "crear un clima de miedo constante y silenciar a los disidentes políticos", señala la oenegé.

La violación continúa siendo un gran tabú en Siria, y las mujeres víctimas frecuentemente son rechazadas por sus familias o comunidades.

"La opinión que predomina en la sociedad siria es que las mujeres son las garantes del 'honor de la familia'", destaca ECCHR, insistiendo en que estas víctimas a menudo se sienten "culpables" por haber sido violadas.

La denuncia judicial en Alemania está sustentada en el principio jurídico de la competencia universal, que permite a un Estado inculpar a los autores de crímenes humanitarios graves, en particular los crímenes de guerra o los de lesa humanidad, independientemente de las nacionalidades y dónde se hayan cometido.

Desde el inicio del conflicto en Siria, en marzo de 2011, el régimen de Bashar al Asad ha sido acusado de atentados contra los derechos humanos, así como de múltiples casos de tortura, violaciones y ejecuciones sumarias en los centros de detención.

Desde fines de abril, dos ex miembros de los servicios de inteligencia sirios, refugiados en Alemania, están siendo juzgados por un tribunal de Coblenza por crímenes contra la humanidad y complicidad en éstos, un proceso presentado como histórico, puesto que es la primera vez que las atrocidades atribuidos al régimen sirio son objeto de un juicio.

La justicia alemana lanzó en 2011 una investigación estructural ante la falta de denuncias concretas, y desde entonces han reunido numerosas pruebas de crímenes cometidos por la dictadura siria.

Compartir este artículo