Navigation

Suiza participa en el Foro del Agua en Kyoto

El acceso al agua es un derecho fundamental de todo ser humano. Keystone Archive

La conservación del agua y su accesibilidad es el tema principal de la cumbre internacional que comienza este domingo en Japón.

Este contenido fue publicado el 15 marzo 2003 - 16:19

Más de 100 países participan en el Foro Mundial del Agua, que culminará con una cumbre ministerial de dos días, el próximo fin de semana.

El foro, que busca concretizar los compromisos para preservar el abastecimiento de agua en el mundo, es el mayor acontecimiento político del Año Internacional del Agua, patrocinado por las Naciones Unidas.

Philippe Roch, director de la Oficina suiza para el Medio Ambiente y titular de la delegación suiza que viajará a Kyoto, dice que, para la comunidad internacional, el foro es una oportunidad única, para discutir la gestión del abastecimiento de agua.

"No hay ninguna organización de Naciones Unidas que se ocupe de todo el asunto del agua", dijo Roch a swissinfo. "Esta cumbre es la única oportunidad para tener una visión global sobre la temática del agua en toda su extensión".

"La delegación suiza que asiste a Kyoto está encabezada por dos responsables, uno representa los asuntos medioambientales y otro, los de desarrollo".

Debate ecológico

Roch cree que el foro sólo podrá ser declarado un éxito si los delegados aceptan que los temas de ecología y pobreza, relacionados con el agua, no se excluyan mutuamente.

"Mi objetivo es explicar que no hay ninguna diferencia entre desarrollo y medioambiente, porque el riesgo consiste en que si el dinero sólo es invertido en la construcción de tuberías y en el suministro de agua a las ciudades más pobres, olvidamos entonces los ecosistemas", dijo Roch.

"Tal como los bosques están siendo destruidos y los pantanos drenados... tendremos tuberías, grifos y sistemas de distribución, pero nada qué distribuir", añadió.

Roch participará en el foro junto con representantes de la Oficina Federal de Agua y Geología así como de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

Realización de objetivos

Thomas Zeller, especialista de COSUDE en materia de agua y miembro de la delegación suiza en Kyoto, considera que la discusión debe abordar la manera de poner en práctica los objetivos fijados por las cumbres anteriores.

En la Cumbre de la Tierra, efectuada en septiembre pasado en Johannesburgo, Sudáfrica, la comunidad internacional acordó reducir a la mitad (de dos mil millones a mil millones), para el 2015, el número de personas que no tienen acceso a sistemas apropiados de sanidad.

"Espero que en Kyoto se darán los primeros pasos para la realización de los objetivos y las metas fijados en Johannesburgo", dijo Zeller.

"Uno de los mensajes principales es que, aunque el agua pueda ser comprada y vendida, también tiene dimensiones sociales, culturales, éticas y ecológicas, y nosotros deberíamos reconocer y tener en cuenta esos valores", añadió.

Temores de privatizaciones

Organizaciones no gubernamentales que participan en la conferencia han expresado sus temores de que compañías multinacionales puedan usar el foro para promover el polémico asunto de la privatización del agua.

"El Banco Mundial, así como las mayores empresas mundiales de agua, estará en Kyoto", asegura Madeleine Bolliger, representante de la Coalición de Organizaciones Suizas para el Desarrollo, presente en Kyoto.

"Esto es muy preocupante porque impulsan la privatización del agua como solución a la crisis mundial de agua, y es un problema porque conduce a incrementar los precios del líquido ... y ellos sólo están interesados en ganar dinero".

Bolliger exhorta al Gobierno suizo a asumir un papel de liderazgo para convencer a la comunidad internacional para que cumpla los compromisos contraídos en Johannesburgo y aplicar planes de acciones concretas y viables.

"En otros términos, lo que necesitamos ahora son acciones y no palabras".

La Coalición suiza, junto con una red internacional de otras organizaciones no gubernamentales, realizará en Kyoto una campaña en favor de la aceptación de una convención global en materia de agua.

"El agua requiere ahora la protección de la ley internacional y el acceso al agua potable debe ser reconocido como un derecho humano", dijo Bolliger.

"Hemos incitado al Gobierno suizo a pedir esta convención, pero, a pesar de las muchas promesas, Suiza no parece preparada para tomar la delantera".

La voz de África

COSUDE destaca la conveniencia de asegurar que también los países del mundo en desarrollo tengan la oportunidad de poder hacer oír su voz en la reunión de Kyoto.

"Intentaremos reforzar la voz de los países menos desarrollados", dijo Zeller, "porque vimos en las reuniones preparatorias de Kyoto que muchos países africanos no fueron representados por especialistas en materia de agua por lo que la voz de África ha sido débil".

"Entonces llevaremos a Kyoto expertos de diferentes países para reforzar esa voz".

Pero la delegación suiza insiste en que el agua no sea solamente un asunto para el mundo en desarrollo.

"Tenemos mucha agua en Suiza, pero en algunas partes de África la escasez de agua es un verdadero problema", comentó Zeller.

"Y esto tendrá influencia en Suiza, porque si la gente no tiene suficiente agua, intentará emigrar y esas olas migratorias pueden venir a Suiza o a algún otro lugar de Europa".

Los expertos creen que el agua puede sustituir un día al petróleo, como principal fuente mundial del conflicto humano: "un asunto de negocios global del que Suiza no podrá escapar", arguye Zeller.

"Podría haber guerras en las que Suiza se vería involucrada y, entonces, la comunidad internacional debería empezar ahora mismo a tratar seriamente el problema del agua ... Porque no hay tiempo que perder."

Declaración ministerial

Pocos participantes en la cumbre de Kyoto esperan que el foro sea una ocasión para establecer nuevos objetivos para la protección y el acceso al agua.

Roch opina que el acontecimiento debería ser usado para abordar la manera en que los países pueden poner en práctica el texto final de la declaración ministerial.

"La declaración tiene que ser fuerte y clara, pero la pregunta es ¿qué hacemos después?", dijo Roch a swissinfo.

"Después de Kyoto, tendremos que ver quién debería hacer cumplir los objetivos. Espero que seremos capaces de desarrollar iniciativas concretas con otros socios para ocuparnos del agua. La declaración debe ser un punto de referencia para esa asociación".

swissinfo, Ramsey Zarifeh
(Traducción: Mariángeles Helfer)

Contexto

La comunidad internacional ha prometido reducir a la mitad el número de personas sin acceso al saneamiento apropiado, de dos mil millones a mil millones antes del 2015.

Si la tendencia actual persiste, las dos terceras partes de la población mundial podrían vivir en 2025 con escasez seria de agua.
Enfermedades relacionadas con el agua causan la muerte de más de 5 millones de personas cada año.

Aproximadamente 2,3 mil millones de personas padecen enfermedades vinculadas con el agua sucia.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo