El gobierno chino expresó este martes su "profundo malestar" ante las sanciones estadounidenses contra 28 entidades chinas, acusadas de participar en la represión de la minoría musulmana uigur en la región de Xinjiang y aseguró que las sospechas "no tienen fundamento".

"China expresa su profundo malestar y su oposición firme", declaró ante la prensa el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang.

"Esta decisión viola las normas básicas de las relaciones internacionales y daña los intereses chinos", agregó el portavoz.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció el lunes que puso a 28 entidades chinas en una lista negra por estar implicadas en abusos y violaciones de derechos humanos contra la minoría uigur y otros grupos musulmanes en la región de Xinjiang.

Wilbur Ross, secretario de Comercio, anunció la medida, que prohíbe a las entidades mencionadas comprar productos estadounidenses, diciendo que Estados Unidos "no puede y no tolerará la brutal represión de las minorías étnicas dentro de China".

Los uigures, un grupo musulmán de habla turca que vive en Xinjiang, están bajo estrecha vigilancia de las autoridades Pekín, que temen el separatismo y el islamismo.

Los defensores de los derechos humanos sospechan que el gobierno chino ha puesto en campamentos de "reeducación" a un millón de personas, principalmente de las minorías uigures y kazajas.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes