Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Logo de la empresa brasileña Odebrecht ubicado en la Villa Olímpica de Rio de Janeiro, el 23 de junio de 2016

(afp_tickers)

La confesión masiva de exejecutivos de la constructora Odebrecht implicados en la red de sobornos de Petrobras, incluida en el expediente esta semana, puede sumar una ola de nuevas denuncias al mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil.

¿Qué se sabe hasta ahora sobre esta delación, apodada "la confesión del fin del mundo" o "la madre de todas las delaciones"?

La "Operación Lava Jato" (lavadero de autos) develó un sistema que drenó unos 6.000 millones de reales de la estatal (casi 2.000 millones de dólares) y ya ha llevado a la cárcel a decenas de grandes empresarios y políticos de primer plano.

El expresidente ejecutivo Marcelo Odebrecht, preso desde junio de 2015, está condenado a más de 19 años de cárcel por corrupción, lavado de dinero y pertenencia a una organización criminal. ​

Lava Jato fue iniciada por el juez de primera instancia Sergio Moro, considerado por muchos como un emblema de la lucha contra la corrupción. Sus críticos le reprochan un uso abusivo de las delaciones premiadas y de las prisiones preventivas.

- 'Departamento de sobornos' -

Las delaciones prometen poner al desnudo un complejo sistema de financiación paralela de la política.

Odebrecht, que llegó a ser una de las mayores constructoras de América Latina, con una facturación de casi 40.000 millones de dólares en 2015, era solicitada para hacer donaciones de campaña a cambio de la aprobación de leyes de interés para el grupo o de ventajas en licitaciones con empresas públicas.

Según las investigaciones, Odebrecht organizaba esta contabilidad paralela a través de un departamento de la empresa denominado sector de Operaciones Estructuradas, bautizado por los investigadores como "departamento de sobornos".

- Temer y varios ministros mencionados -

El contenido de las delaciones está aún bajo sigilo judicial, pero se filtraron algunos documentos, como el testimonio de un exvicepresidente de relaciones institucionales de la constructora, Claudio Melo Filho.

El ejecutivo detalla reuniones frecuentes con miembros de la cúpula del actual partido de gobierno, el PMDB (centroderecha), incluido el presidente Michel Temer, y la manera en que le solicitaban dinero para financiar campañas a cambio de favores políticos.

"El propósito de la empresa, así, era mantener una relación frecuente de concesiones financieras y pedidos de apoyo con esos políticos, en una típica situación de privatización indebida de agentes políticos, en favor de intereses empresariales, no siempre republicanos", afirma Melo Filho en un extenso testimonio.

Cada político recibía un apodo, como "Babel", "Cangrejo", "Polo" o "Ferrari", que funcionaba como un código a la hora de registrar informalmente las transacciones.

Melo Filho afirma que en 2014 la empresa donó 10 millones de reales (unos 4,2 millones de dólares al cambio promedio de ese año) para campañas del PMDB.

Además de Temer, aparecen mencionados su jefe de gabinete Eliseu Padilha ("Primo"), y el encargado del programa de inversiones del gobierno, Moreira Franco ("Angora"). Todos ellos niegan las acusaciones.

También las niega el excandidato presidencial Aécio Neves, del partido centrista PSDB, que aparece citado en otra filtración publicada este jueves por el diario Folha de Sao Paulo.

- Nuevas denuncias -

Las delaciones de 77 exejecutivos ya fueron convalidadas por la presidenta de la corte suprema, Cármen Lúcia, y están ahora en manos de la Fiscalía General, que debe decidir si presenta nuevas denuncias.

Las que conciernan a personas con fuero privilegiado (miembros de los tres poderes) serán tratadas por el Supremo Tribunal Federal (STF).

El expediente en esa instancia fue atribuido este jueves al juez Edson Fachin, tras la muerte en un siniestro aéreo de Teori Zavascki, quien llevaba con mano firme el caso.

- Sobornos fuera de Brasil -

El sistema de sobornos se extendió a países de África y América Latina como Venezuela, Perú, Ecuador, México, Panamá, República Dominicana, Argentina, Colombia y Guatemala.

Según un informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos, a partir de 2001 Odebrecht pagó unos 788 millones de dólares a funcionarios gubernamentales y partidos políticos en diversos países para garantizar contratos.

Odebrecht y su filial petroquímica Braskem fueron condenadas a pagar multas por un total 3.500 millones de dólares, con un porcentaje destinado a Suiza y Estados Unidos.

AFP