La canciller alemana visitará Auschwitz el viernes por primera vez, un desplazamiento con una gran carga simbólica a este excampo nazi, asociado sobre todo al exterminio de los judíos, en un contexto de alarma en Alemania ante un resurgimiento del antisemitismo.

Angela Merkel es la tercera dirigente de un gobierno alemán que visita el antiguo campo de exterminio, situado en Polonia, en casi un cuarto de siglo y lo hace la víspera de la conmemoración del 75 aniversario de la liberación de Auschwitz en enero de 1945.

Esta visita es "una señal particularmente importante de interés y de solidaridad en estos tiempos en los que supervivientes de Auschwitz son víctimas de insultos antisemitas y de e-mails de odio", celebró el vicepresidente ejecutivo del Comité Internacional de Auschwitz, Christoph Heubner.

También tiene lugar en un momento en el que los últimos testigos, conocidos y menos conocidos, están desapareciendo, como la francesa Simone Veil en 2017, o el estadounidense Elie Wiesel, fallecido en 2016. Ambos habían sido deportados a este campo donde fueron asesinadas alrededor de 1,1 millón de personas entre 1940 y 1945, la mayoría de ellas el mismo día de su llegada.

- Minuto de silencio -

Angela Merkel, que fue invitada por la Fundación Auschwitz, estará acompañada principalmente por su homólogo polaco, Mateusz Morawiecki, por un superviviente y por representantes de la comunidad judía.

La canciller cruzará la puerta de entrada coronada con el siniestro lema de los nazis "Arbeit macht frei" ("El trabajo hace libre") y después guardará un minuto de silencio delante del Muro de la Muerte, donde fueron fusilados miles de detenidos.

Por la tarde, se desplazará a Birkenau, a unos 3 kilómetros del campo principal. Igualmente está previsto que Merkel dé un discurso durante su visita.

En Alemania, país que ha hecho del recuerdo de la shoá el centro de su identidad de posguerra, las autoridades observan con preocupación una clara multiplicación de actos antisemitas.

En octubre, un atentado frustrado contra una sinagoga de Halle (este) dejó conmocionado al país. Su autor, que a pesar de todo mató a dos personas al azar en la calle y en un kebab, es un joven adepto a las tesis negacionistas.

El partido de extrema derecha alemán AfD, con representación desde hace dos años en el Bundestag, aboga por el fin de la cultura del arrepentimiento. Algunos de sus miembros minimizan o relativizan los crímenes nazis.

- Alarma -

Recientemente, una superviviente de Auswchwitz, Esther Bejarano, de 94 años, dio la voz de alarma. "Mis padres y mi hermana fueron asesinados [allí]. Hoy hay que decirle a la gente: 'no se callen, hagan algo'".

"Sí, tengo miedo de que [la Historia] se repita", añadió en Der Spiegel.

El viernes, Angela Merkel, será la tercera dirigente de un gobierno alemán en visitar Auschwitz. Helmut Schmidt fue el primero en hacerlo más de 22 años después de que el Ejército Rojo liberara el campo el 27 de enero de 1945. Helmut Kohl lo hizo después en dos ocasiones (1989 y 1995).

En 14 años en el poder, la canciller, multiplicó los gestos simbólicos visitando sucesivamente Ravensbrück, Dachau y Buchenwald. Igualmente acudió cinco veces al Monumento del Holocausto de Yad Vashem en Jerusalén.

Sobre todo, en marzo de 2008, realizó un acto histórico al ser la primera jefa de gobierno alemán que pronunciaba un discurso en la Knesset, el parlamento israelí. Durante esta intervención, que comenzó en hebreo, reiteró "la vergüenza" que empaña a los alemanes.

Pocos países han hecho tanto por mantener vivo el recuerdo de los crímenes nazis como Alemania.

En Berlín, antigua capital del Reich, las referencias a la barbarie nazi son omnipresentes: desde las estelas de piedra en el inmenso "Monumento a los Judíos de Europa asesinados" hasta los carteles que recuerdan las leyes contra los judíos dictadas en los años 30 y 40 del pasado siglo ("Los médicos judíos no deben ejercer más"), que captan la atención de los viandantes en calles residenciales.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes