Navigation

Australia entra con pies de plomo en el mercado de la marihuana medicinal

Siguiendo los pasos de una tendencia mundial, ya probada en países como Canadá, Israel, en varios estados de Estados Unidos y Uruguay, Australia ha señalado su intención de crear una industria local. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 12 julio 2017 - 14:35
(AFP)

En un lugar secreto del sureste de Australia, Peter Crook cuida una plantación de marihuana que tiene cerca de dos meses, una generación de "plantas madres" que fundará la industria local de marihuana medicinal.

Las plantas, que le llegan a la rodilla, son algunas de las 50 "plantas madres" autorizadas por el gobierno que serán clonadas en el futuro para fundar la industria local de la marihuana medicinal.

"Creo que Australia va a competir en las ligas mayores, tanto en investigación en agricultura como en tecnología médica", dijo Crook, presidente ejecutivo de Cann Group Limited, la firma que se adjudicó el primer permiso de cultivo.

Siguiendo los pasos de una tendencia mundial, ya probada en países como Canadá, Israel, en varios estados de Estados Unidos y Uruguay, Australia ha señalado su intención de crear una industria local.

Pero aunque un palimpsesto de leyes aseguran el derecho de los pacientes desesperados, la falta de confianza de los facultativos a la hora de dar las prescripciones actúa como un impedimento.

Pese a que el uso recreativo de la marihuana sigue siendo ilegal en Australia, varias leyes aprobadas el año pasado permiten su uso medicinal. Desde entonces se han emitido decenas de licencias para el cultivo y la investigación para la producción.

En el mercado bursátil local hay una decena de empresas relacionadas con este sector y se proyectan inversiones por decenas de millones de dólares para pruebas clínicas sobre sus efectos para tratar enfermedades como la epilepsia y para aliviar a los enfermos terminales.

Tras el reconocimiento de los efectos de la planta en el tratamiento de los dolores crónicos, la artritis y las migrañas, el mercado global de la marihuana podría alcanzar un valor de 55.800 millones de dólares en 2025, con países como Estados Unidos, Canadá e Israel a la cabeza de este negocio.

- Un gobierno conservador -

Pero a diferencia de otros mercados que dan un acceso más abierto a los pacientes, Australia tiene un gobierno "muy conservador", que quiere poner por delante un marco regulatorio, explicó Adam Miller, fundador de la empresa médica especializada en el cannabis BuddingTech.

"Están haciendo las cosas respetando todas las reglas, para que cuando se requieran evidencias para satisfacer, no sólo al gobierno australiano, sino también a otros gobiernos, y a los médicos, se puedan exportar estos productos a otros países", dijo.

El año pasado, los investigadores de la Universidad de Sídney estimaron que el mercado local de la marihuana medicinal tendría un volumen de cerca de 100 millones de dólares australianos (75 millones de dólares) anuales.

Miller, que llegó a este sector cuando investigaba tratamientos alternativos para la enfermedad de su madre, dijo que la apertura del mercado local requiere que haya un acceso fácil para los pacientes e información para los médicos.

Pero sin comprometer la integridad de la industria farmacéutica: "Cualquier producto nuevo que vayamos a distribuir a un amplio número de pacientes tiene que pasar por los mismos mecanismos que cualquier otra droga, el cannabis no es diferente", dijo.

Los médicos admiten el uso potencial que puede tener la planta para los cuidados paliativos, contra la epilepsia y los espasmos, pero son cautos con respecto a un uso más amplio, argumentando que no hay suficientes pruebas científicas.

"Ha estado disponible desde la prehistoria y si fuera la panacea para todo tipo de enfermedades como dicen algunos, entonces se habría usado durante largos periodos", dijo el presidente de la Asociación Australiana de Médicos, Michael Gannon.

- Muy enfadados -

Para muchos, los cambios son demasiado lentos.

Arielle Harding tuvo su primer episodio de epilepsia a los 15 meses. Llegó a sufrir 100 crisis diarias. El tratamiento con remedios tradicionales empeoró su situación.

Totalmente desesperados, sus padres intentaron recientemente administrarle pequeñas dosis de Cannabidiol CBD, un compuesto de marihuana sin efectos psicoactivos disponible en forma líquida. Ahora la niña de cinco años muestra una mejoría.

"Al principio estábamos dichosos por lo ocurrido, pero después sentimos que también estábamos muy enfadados, cuando nos dimos cuenta de que esto podría haber pasado hace tres años y eso habría marcado una enorme diferencia", señaló Tim, padre de Arielle.

El aceite de CBD permitido que compra no es un elixir, pero al igual miles de personas que usan el cannabis en Australia, Harding afirmó que no puede explorar más allá el uso de la droga por miedo a romper leyes que son complejas.

Según una encuesta realizada en 2015 por Roy Morgan más de un 90% de los australianos apoyan la legalización de la marihuana para tratar enfermedades graves, pero sus partidarios denunciaron el estigma que carga la sustancia, "demonizada" en el pasado.

"Es muy importante darse cuenta de que se pueden obtener beneficios medicinales de los cannabinoides sin que necesariamente la persona esté drogada", explicó Iain McGregor, académico que dirige el centro de estudios sobre el cannabis de la Universidad de Sídney.

"Se pueden separar los efectos excitantes del uso recreativo de los efectos terapéuticos, y eso permitiría que los médicos los prescriban con más confianza", indicó.

A medida que van cambiado las percepciones y esto estimula que haya más investigación, McGregor se declaró optimista sobre el potencial de la planta para "una amplia gama de enfermedades que actualmente son muy difíciles de tratar".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.