Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un militar estadounidense, apostado en una torre del Campamento Delta de la prisión de Guantánamo, en Cuba, el 30 de marzo de 2010

(afp_tickers)

Cuatro presos yemenitas de la prisión militar estadounidense de Guantánamo (isla de Cuba) llegaron este jueves a Arabia Saudita, en un momento en que la Casa Blanca anunció que se esperaban nuevos traslados de prisioneros antes de que Barack Obama deje el cargo el 20 de enero.

Los excarcelados fueron recibidos con emoción por sus familias tras años de separación. Se quedarán a vivir en Arabia Saudita, precisó el ministerio de Interior en un comunicado.

La Casa Blanca había anunciado el martes que planeaba realizar nuevas transferencias de detenidos de la controvertida prisión hacia otros países, a pesar de la oposición manifestada por el presidente electo Donald Trump.

Uno de los liberados, Salim Ahmed bin Kanad, declaró que se sentía "renacer" al volver a ver a sus allegados.

Mohammed Bawazir, otro de los prisioneros, comentó que esperaba salir adelante y dejar atrás el pasado.

"Quiero devolver a mi familia los 15 años que he perdido" en la cárcel, señaló Bawazir, quien habría pasado 16 años prisionero en las instalaciones de la base estadounidense ubicada en el sureste de Cuba.

Los otros prisioneros liberados son Mohammed Raja Abu Ghanim y Abdulá Yahya al Chalabi, según responsables saudíes.

La guerra civil que se libra actualmente en Yemen, y en la que participa Arabia Saudita apoyando al gobierno, impidió enviar los yemenitas a su propio país.

El rey Salman dijo que los cuatro yemenitas van a quedarse a vivir en el Reino, donde formarán parte de un programa de rehabilitación, indicó el ministerio del Interior en un comunicado.

Los prisioneros, que parecían en buen estado de salud, iban vestidos con túnica y pantalón y llevaban barba.

Uno de ellos fue recibido por un nutrido grupo de 21 parientes, incluyendo varios niños, pero otros no tuvieron tanta suerte. Uno de ellos sólo era esperado por una mujer.

Los periodistas permanecieron en la zona de llegadas por lo que no pudo saberse qué tipo de nave los trasladó.

- Una carrera contra el tiempo -

Los cuatro se encontraban entre los 59 presos que aún quedaban en la cárcel instalada en la isla caribeña.

El martes, Trump tuiteó: "No debería haber más liberaciones en Gitmo (Guantanamo Bay Naval Base). Se trata de personas extremadamente peligrosas a las que no hay que permitirles volver al campo de batalla".

Horas más tarde, Josh Earnest, portavoz del presidente saliente, Barack Obama, dijo que esperaba que haya "transferencias adicionales" antes de que Obama pase el poder a Trump, el 20 de enero.

Obama no pudo cumplir la promesa de cerrar definitivamente el campo de detención, pero está decidido a dejar un número de presos tan reducido como sea posible.

Cuando asumió el cargo, en enero de 2009 habían 242 prisioneros en la cárcel, que encarna los excesos de la lucha antiterrorista de Estados Unidos después de los ataques del 11 de septiembre.

El problema central sigue siendo encontrar un país que reciba a los presos.

Según el diario The New York Times, la administración de Obama prevé trasferir a 20 detenidos que serán repartidos entre Italia, Omán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP