Navigation

El desempleo en España baja del 25% por primera vez desde 2012

Una fila de personas esperando para entrar en una Oficina de Empleo de Madrid, el 4 de junio de 2013. La tasa de desempleo en el segundo trimestre de 2014 en España fue del 24,47% afp_tickers
Este contenido fue publicado el 24 julio 2014 - 08:15
(AFP)

La tasa de desempleo en España cayó al 24,47% en el segundo trimestre, pasando bajo la barrera simbólica del 25% por primera vez desde el tercer trimestre de 2012, una señal alentadora en un momento en que parece acelerarse la reactivación económica.

Entre abril y junio, la cuarta economía de la Eurozona vio su número de demandantes de empleo disminuir en 310.400 personas, la mayor reducción trimestral de toda la serie estadística, según cifras oficiales publicadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), pese a que el país tiene aún más de 5,5 millones de desocupados (5.622.900). El descenso es de 1,45 puntos porcentuales respecto al primer trimestre de este año (25,93%).

"El dato de paro correspondiente al segundo trimestre del año ha sido francamente bueno para un país muy necesitado de noticias como ésta, porque crear empleo por primera vez desde el estallido de la crisis y hacerlo al mayor ritmo desde 2005 es más que esperanzador", comentaron los analistas de la firma de corretaje Tressis. "El mercado de trabajo ha dado un giro de 180 grados", afirmó el jefe del gobierno, el conservador Mariano Rajoy, celebrando un "cambio de ciclo", durante un foro internacional de políticas públicas de empleo organizado en Madrid.

Son "cifras esperanzadoras", reconoció el portavoz para el empleo de la oposición socialista, Valeriano Gómez.

Principal lacra de la economía española, el desempleo, que había alcanzado su récord histórico (26,94%) en el primer trimestre de 2013, parece iniciar así su caída en un país que retoma también la senda del crecimiento tras dos recesiones en cinco años.

En el primer trimestre, el PIB español creció 0,4%, el doble de la media de la Eurozona, y su ritmo debería acelerarse en el segundo trimestre, en el que el Banco de España, cuyas previsiones se ven generalmente confirmadas por las cifras oficiales, espera un crecimiento del 0,5%.

La tasa de desempleo, una de las más elevadas de los países industrializados, sigue muy lejos de los niveles anteriores a la crisis. Su mínimo histórico, de 7,93%, se remonta al segundo trimestre de 2007.

El Ejecutivo dirigido por Mariano Rajoy prevé una tasa de 24,9% en 2014 y de 23,3% en 2015, y no pasar bajo la barrera del 20% hasta 2017 (19,8%).

- Aumenta el empleo precario -

En el segundo trimestre de 2014, la situación seguía siendo especialmente dramática entre los menores de 25 años, con un 53,1% de demandantes de empleo. Además, el país cuenta todavía con 1,8 millones de hogares con todos los miembros activos desempleados y 2,9 millones de personas que buscan un trabajo desde hace más de un año. Se crearon un total de 402.400 puestos de trabajo entre abril y junio, especialmente en el sector de servicios (+378.700), cuando comenzaban las primera contrataciones de la temporada estival en España, tercer destino turístico mundial.

El empleo aumentó en la construcción (+36.900), sector faro hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria española en 2008, y la industria (+56.700), pero retrocedió en la agricultura (-69.800).

Sin embargo, los sindicatos denuncian desde hace meses el aumento del empleo precario, con más contratos parciales o temporales.

La Unión General de Trabajadores (UGT) subrayaba recientemente "el empeoramiento de la calidad en el empleo, marcado por más precariedad, derivada del abuso de la temporalidad y de la contratación a tiempo parcial involuntario". Las cifras del segundo trimestre lo demuestran: los empleos temporales aumentaron 6,5% en tres meses, mientras que los fijos lo hicieron en 1,7%. De igual modo, los contratos a tiempo parcial crecieron un 3,5% y los de jornada completa, un 2,1%.

En las filas socialistas, Gómez expresó su preocupación por los desempleados de larga duración, entre los cuales cada vez más no reciben ningún tipo de ayuda. "Hay que reconstruir el nivel de protección, para que más de un millón de personas que han agotado sus prestaciones vean sus condiciones recuperadas, porque aún existen 740.000 hogares sin ingresos", afirmó.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.