Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un soldado israelí comprueba los vehículos de palestinos que salen de la localidad cisjordana de Ein Sinya, al norte de Ramala, el 1 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El Ejército israelí levantó en la noche del lunes las restricciones a los desplazamientos desde o hacia la ciudad de Ramala, en la Cisjordania ocupada, poniendo fin a una jornada de limitación drástica de los mismos, tras un ataque de un palestino contra soldados.

Las fuerzas armadas indicaron en un comunicado que "como consecuencia de una evaluación de la situación, los puestos de paso hacia y desde Ramala recuperaron su actividad normal".

Esta fue la primera vez que el Ejército israelí tomó una decisión de este tipo en esta ciudad, capital económica de la parte de Cisjordania bajo control israelí y sede del Gobierno palestino, desde el comienzo en octubre de la actual ola de violencia.

Israel había bloqueado en la jornada estos movimientos en Ramala, después de un ataque cometido por un joven palestino que dejó tres soldados heridos.

El puesto de control donde se produjo el ataque, el de Beit El, así como todos los demás del norte de Cisjordania, fueron cerrados en la mañana del lunes, salvo uno, según constataron periodistas de la AFP. Ahí, los vehículos formaban largas colas, y podían entrar tras ser registrados.

Un gran número de palestinos, trabajadores humanitarios y diplomáticos se desplazan a diario hacia Ramala para ir a trabajar.

"De acuerdo con la situación tras el ataque de ayer (domingo) se tomaron medidas de seguridad en la zona y solamente los residentes de Ramala pueden entrar en la ciudad", había dicho una portavoz militar. La medida se aplica también a los extranjeros, había precisado.

El levantamiento de la medida dependía de las informaciones de que dispusiera el Ejército en cuanto a la seguridad, según esta portavoz. Finalmente, horas más tarde, decidió anularla.

El ataque que desencadenó la medida se produjo el domingo, cuando un palestino que había trabajado como guardia de la oficina del fiscal general en Ramala abrió fuego contra el puesto de control de Beit El, a las afueras de la ciudad, hiriendo a tres soldados antes de ser abatido.

Desde el inicio del actual ciclo de violencia, el 1 de octubre pasado, en Cisjordania, Jerusalén e Israel, murieron 161 palestinos, 25 israelíes, un estadounidense y un eritreo.

La mayoría de los palestinos fallecidos eran autores o supuestos autores de ataques con arma blanca contra civiles o militares israelíes.

- Diplomacia paralizada -

Aunque los diplomáticos extranjeros no estaban directamente afectados por la medida de bloqueo al acceso o salida de Ramala, "las restricciones a los palestinos tienen efectos" en nuestra actividad, había indicado un diplomático occidental, "Se han suspendido varias reuniones porque nuestros interlocutores palestinos no han podido acudir", explicó.

Los palestinos que hacían colas para dejar Ramala aseguraron que se trataba de una medida punitiva contra todos, tras el ataque del domingo.

Una mujer de una treintena de años, que esperaba en un taxi y afirmó llamarse Aline, dijo que iba a perderse una cita judicial en Naplusa, en el norte de Cisjordania.

"La pregunta es: ¿cuánto va a durar todo esto?", se quejaba la pasajera. "¿Ocurrirá cada vez que alguien con un arma vaya a dispararle a un soldado israelí? Solo el pueblo sale perjudicado" afirmó.

Este mismo lunes unos soldados israelíes mataron a un palestino de 17 años armado con un cuchillo cerca de la colonia de Salit, también en la Cisjordania ocupada.

Los "soldados vieron a un sospechoso que intentaba infiltrarse en la localidad de Salit, al este de Kfar Saba. Cuando las fuerzas de seguridad se acercaron al sospechoso, éste intentó apuñalar a los soldados y ante la amenaza inmediata, los soldados lo mataron", afirmó un comunicado militar israelí.

El palestino, Ahmed Toba, de 17 años, era oriundo de una localidad del norte de Cisjordania, indicó una fuente de seguridad palestina.

Muchos analistas atribuyen esta situación a la creciente frustración entre los jóvenes palestinos ante la ocupación israelí, la falta de progresos en las negociaciones de paz, las perspectivas cada vez más lejanas de tener un Estado propio y la falta de liderazgo de la propia dirección palestina.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP