Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos miembros de las fuerzas progubernamentales sirias descansan en la estratégica ciudad de Salma, en la provincia costera de Latakia, el 15 de enero de 2016, tras haberla recuperado de manos de los rebeldes

(afp_tickers)

Las fuerzas del Gobierno sirio tomaron este domingo la localidad de Rabia, el último bastión rebelde estratégico en la provincia costera de Latakia (oeste), en un momento en que Naciones Unidas ultima los detalles para abrir un diálogo de paz y terminar con casi cinco años de guerra civil.

"Las fuerzas armadas, en coordinación con las tropas de defensa popular, tomaron el control de la localidad de Rabia", cercana a la frontera con Turquía, anunció la televisión citando a una fuente militar.

La provincia costera de Latakia es la cuna de los Asad, que gobiernan Siria desde hace más de cuatro décadas.

Rabia había sido ocupada por los rebeldes en 2012 y, desde entonces, había estado bajo control de distintos grupos insurgentes, entre ellos el Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaida.

La ciudad cayó en poder de las fuerzas gubernamentales y las fuerzas de defensa popular (milicias favorables al presidente Bashar Al Asad) en la madrugada de este domingo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Reino Unido.

La caída de Rabia, consecutiva a la de Salma, otra ciudad estratégica de Latakia, ocurrida el 12 de enero, permite a las tropas de Asad cortar las rutas de reabastecimiento de los rebeldes desde Turquía, dijo a la AFP Rami Abdel Rahman, director del (OSDH).

"La ofensiva contra Rabia fue supervisada por militares de alto rango de Rusia y apoyada por los ataques aéreos rusos", dijo Abdel Rahman. "Cumplieron un papel esencial" en la captura de Rabia, agregó refiriéndose a los rusos.

Según el informe del OSDH, la población sigue sufriendo los costes del conflicto, con un saldo de más de 90 civiles muertos en los bombardeos de los últimos días, que la ONG atribuye a la aviación rusa.

Para el experto Fabrice Balanche, Rabia "es la intersección de todas las rutas de aprovisionamiento de la región", ya que se cruzan los caminos hacia el norte del país, en la frontera con Turquía, con otras posiciones que tienen los rebeldes en el este. "Al controlar esta ruta, el ejército sirio puede bloquear los movimientos de los rebeldes hacia el sur, hacia Latakia, y los rebeldes lo van a tener difícil", agregó.

Un comandante del ejército sirio dijo a la AFP que "en los próximos días podremos anunciar que toda Latakia, la ciudad y la provincia, están libres de grupos armados" rebeldes.

- "Sin terroristas en la mesa" -

Este domingo, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, dijo que las próximas negociaciones que organiza la ONU en Ginebra deben incluir a rebeldes islamistas, aunque excluyendo a los extremistas. "¿Dónde se puede esperar encontrar grupos moderados después de cinco años de guerra civil y violencia extrema?", se preguntó Steinmeier en una entrevista concedida al diario alemán Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung.

"Me temo que se nos pasó el momento en el que se puede elegir a los interlocutores y a los negociadores", afirmó. Sin embargo, el diplomático aclaró que no quiere ni a "terroristas ni a extremistas islámicos en la mesa".

La semana pasada, los principales delegados de la oposición siria anunciaron que su jefe negociador será un líder rebelde islamista apoyado por Riad, Mohamed Alush, del grupo armado Jaish Al Islam (Ejército del Islam, en árabe). Esta elección ha sido cuestionada por Siria, que considera que Jaish Al Islam es una organización "terrorista", pero también por otros grupos opositores, que consideran inaceptable que la delegación la encabece un miembro de un grupo armado.

Las negociaciones debían comenzar el lunes 25, pero ambas partes siguen discutiendo el complejo tema de la representación, por lo que el inicio de las conversaciones podría aplazarse unos días.

Por otro lado, Turquía detuvo a 23 presuntos miembros del grupo Estado Islámico (EI) que trataron de cruzar la frontera desde Siria. Junto con los yihadistas iban 21 niños, precisó este domingo el ejército turco.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP