Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Colonos israelíes se manifiestan frente a la Knesset o Parlamento israelí este 30 de enero de 2017, para protestar contra la evacuación del asentamiento de Amona, establecido en 1997 sobre tierras palestinas

(afp_tickers)

El Parlamento israelí comenzó este lunes sus trabajos para adoptar una ley que permitiría a Israel apropiarse de centenares de hectáreas de tierras palestinas en la Cisjordania ocupada, bajo presión de los colonos estimulados por la administración Trump.

El texto fue aprobado en comisión durante la mañana, a pesar de una serie de enmiendas presentadas por la oposición. Los diputados volverán a debatir por la tarde y es muy probable su adopción.

Esta legislación alarma a los defensores de la causa palestina y la comunidad internacional. La Organización para la LIberación de Palestina (OLP) la ve como "una declaración de guerra".

Por su parte, Arabia Saudí condenó inmediatamente la política de colonización israelí. Esta legislación de nuevas viviendas "está destinada a judaizar amplios territorios en Cisjordania, incluida Al Qods (Jerusalén en árabe)", anunció el consejo de ministros en su reunión semanal presidida por el rey Salmán. Además, denuncia que "contraviene la voluntad de la comunidad internacional".

Sería la primera vez que Israel aplique su ley civil en Cisjordania, no solamente a personas sino a tierras reconocidas como palestinas, afirmó a AFP el profesor de Derecho Amichai Cohen.

Además, reforzaría en lo que concierne al Derecho israelí la posición de quienes reclaman la anexión de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, los cuales desde el comienzo de la presidencia de Trump parecen llenos de optimismo, según los detractores del texto.

Unos 2.000 colonos se manifestaron en el exterior de la Knesset apoyando a la vez la propuesta de ley y a los (entre 200 y 300) habitantes de la colonia de Amona, que debe ser demolida antes del 8 de febrero, constataron periodistas de AFP.

En un reflejo de lo que es el actual equilibrio de fuerzas en Israel, apenas una veintena de personas respondieron al llamado a manifestarse contra la ley lanzado por la organización anticolonización La Paz Ahora.

El texto de ley, presentado por el 'lobby' procolonización, tiene por objetivo evitar nuevas situaciones como la de Amona, colonia construida en tierras privadas palestinas en Cisjordania. La justicia israelí ordenó su evacuación, provocando un verdadero drama político.

Todas las colonias son ilegales según el Derecho internacional y la comunidad las ve como un obstáculo mayor para lograr la paz entre israelíes y palestinos, en tanto Israel las legitima, y distingue entre las validadas y las "salvajes", como Amona.

Los colonos rechazan un Estado palestino y a las tierras ocupadas las consideran parte de la Israel bíblica, por lo que para ellos las demoliciones son inaceptables.

- Colonizar tierras privadas -

La evacuación de Amona provocaría una áspera refriega con parte del lobby procolonización, muy tolerado por el gobierno de Netanyahu.

"Israel, único país que destruye hogares judíos", rezaba una pancarta desplegada cerca de la Knesset.

La ley a debate permitiría declarar tierras israelíes a terrenos privados palestinos donde haya asentamientos judíos ilegales, ya sea porque ignoraban su condición legal o porque recibieron permiso del Estado sin una autorización formal. Los palestinos propietarios recibirían dinero u otros terrenos a cambio.

La Paz Ahora denuncia una "vasta empresa de invasión territorial, que asesta un golpe devastador" a la creación de un Estado palestino que coexista con Israel, clave de referencia internacional para la solución del viejo conflicto israelo-palestino.

Esta ley legalizaría al menos 3.921 viviendas israelíes, tanto en colonias "salvajes" como en otras reconocidas por Israel, según La Paz Ahora. Y, además de dejar de ser provisorias podrían extenderse. Se expropiarían como mínimo 800 hectáreas de tierras palestinas, añade.

El 23 de diciembre, el Consejo de seguridad de la ONU adoptó una resolución que condena la colonización.

Pero la aprobación de la ley sigue la dinámica instaurada inmediatamente después de la investidura de Donald Trump, que anunció posiciones más favorables a los intereses de Israel que su antecesor, Barack Obama. En seis días, Israel hizo tres anuncios de colonización.

A pesar de sus "reservas" respecto a Trump, la OLP llamó a la Casa Blanca a intervenir, y al Consejo de seguridad "a reunirse para detener esta locura racista israelí".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP