Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La difunta primera ministra británica Margaret Thatcher sostiene un documento durante una conferencia de prensa en una cumbre europea en Madrid, el 27 de junio de 1989

(afp_tickers)

¿Hubiera defendido Margaret Thatcher salir o quedarse en la Unión Europea? Partidarios y detractores de la UE se enzarzan en un acalorado debate sobre el voto de la difunta primera ministra, un signo de la autoridad de la Dama de Hierro.

Es momento de recuperar viejos documentos, como una foto y un artículo de 1975, antes del primer referéndum para irse de la Comunidad Económica Europea, en la que el país había ingresado sólo dos años antes.

Thatcher era entonces claramente proeuropea y aparece en la foto con un jersey con todas las banderas europeas. El artículo, aparecido en The Guardian por entonces, se titulaba "Los argumentos a favor de quedarse". "Me parece a mí", decía en el artículo, "que la perspectiva del Mercado Común satisface las necesidades británicas, incluida la de trabajar juntos por el bien de la humanidad".

La batalla se intensificó este viernes cuando los conservadores proeuropeos recuperaron una vieja carta, escrita siete años después de que Thatcher abandonara el Gobierno, en la que dice: "la mayoría de los británicos quieren formar parte de Europa y yo también".

Este documento responde a otra carta, desempolvada esta vez por el antieuropeo Bill Cash, en la que Thatcher, que gobernó entre 1979 y 1990, y murió en 2013, carga contra el Tratado de Maastricht, que reforzó la integración europea. Cash aseguró que prometió a Thatcher no revelar esta carta de 1993 hasta que alguien pusiera en duda su oposición al "proyecto europeo".

La partida de ping-pong verbal en el Partido Conservador la inició el domingo Charles Powell, que fue el consejero más cercano a Thatcher. La Dama de Hierro, escribió en el periódico Sunday Times, habría "rugido mucho más fuerte" en Bruselas que David Cameron, pero hubiera acabado apoyando las concesiones que Bruselas ofrece al primer ministro para convencer a los británicos de que se queden, en el referéndum que debe celebrarse antes de finales de 2017.

"En absoluto", replicó Norman Tebbit, que fue ministro de su gobierno: "si estuviera viva, creo que diría más bien: 'no, no, no'", afirmó, recordando su célebre reacción en el Parlamento en 1990 a las propuestas del francés Jacques Delors, entonces presidente de la Comisión Europea. Por aquella época, Thatcher se mostraba hostil a la UE, algo que contribuiría a propiciar su caída por una revuelta interna unos meses después.

Que el debate exista demuestra el respeto que todavía infunde la Dama de Hierro, sobre todo en las filas conservadoras, aunque a algunos les moleste. "Es un absurdo, querer hacer hablar a los muertos", se rebeló la conservadora antieuropea Anne Main, no sin antes aportar su grano de arena al debate, recuperando un viejo discurso en el que Thatcher se quejaba del "dominio" de Bruselas.

Para su biógrafo Charles Moore, que fue su secretario, Thatcher no hubiera defendido abandonar la UE. "Hubo ciertamente tiempos como primera ministra en que su frustración con Europa llegaba a enojarla, pero nunca le escuché proponer salir de la UE", escribió en el diario The Daily Telegraph.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP