Navigation

Francia aguarda el veredicto en el juicio del hermano del yihadista Merah

Ilustración realizada en el tribunal donde se juzga a Abdelkader Merah, en París el 2 de octubre de 2017, sospechoso de complicidad con su hermano Mohamed, que mató a siete personas en 2012 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 02 noviembre 2017 - 11:53
(AFP)

Un tribunal francés decidirá este jueves si Abdelkader Merah fue cómplice de su hermano Mohamed que mató a tiros a siete personas, incluidos tres niños judíos, en 2012.

La decisión de la corte es muy esperada tras cinco semanas de audiencias, marcadas por los desgarradores testimonios de las familias de las víctimas.

Los asesinatos cometidos por Mohamed Merah fueron los primeros atentados yihadistas cometidos en Francia desde 1995 y marcaron el inicio de una nueva forma de terrorismo que en los últimos cinco años ha matado a más de 240 personas en todo el país.

Entre el 11 y el 19 de marzo de 2012, Mohamed Merah asesinó a tres militares, un profesor y tres alumnos de una escuela judía en las ciudades de Toulouse y Montauban, en el suroeste de Francia, antes de ser abatido por la policía tras un asedio de 32 horas.

Abdelkader Merah, de 35 años, está acusado de haber facilitado deliberadamente la preparación de los crímenes cometidos por su hermano.

Este hombre de 35 años, que vivía en el suburbio de Les Izards, en las afueras de Toulouse, era conocido por sus vínculos con grupos salafistas ultraconservadores.

Admitió haber estado presente cuando su hermano robó una moto que utilizó en los ataques, pero negó estar al tanto de sus intenciones.

"Lo digo y lo repito, no tengo nada que ver con los asesinatos cometidos por mi hermano", afirmó el jueves Abdelkader Merah antes de que los jueces se retiraran para deliberar.

Los fiscales, que lo presentaron durante el juicio como el verdadero cerebro detrás de los ataques, pidieron que sea condenado a cadena perpetua, sin posibilidad de libertad condicional durante 22 años.

Los abogados de Merah han instado al jurado a no convertirlo en el chivo expiatorio de los crímenes de su hermano para satisfacer la sed pública de una condena.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.