Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, el 12 de enero de 2017, en Washington

(afp_tickers)

El jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo, nombró este viernes en la vicedirección de la entidad a Gina Haspel, una funcionaria que fue acusada de ordenar el uso de tortura en interrogatorios secretos.

Haspel se torna así en la primera mujer en alcanzar el cargo de vicedirectora de la CIA, después de una extensa carrera como agente encubierta en diversos países.

En 2013, Haspel fue designada para conducir el Servio Nacional Clandestino dentro de la estructura de la CIA, aunque fue removida de ese cargo pocas semanas después al conocerse su autorización al uso de tormento físico a detenidos.

De acuerdo a reportes divulgados por el diario Washington Post, en la ofensiva estadounidense posterior a los atentados de 2001 en Nueva York y Washington, Haspel fue responsable por una prisión secreta en Tailandia.

En ese centro secreto de detención "por lo menos dos detenidos fueron sometidos a 'submarino' y otras técnicas de interrogatorio" que el propio Congreso estadounidense consideró equivalentes a torturas.

El diario afirmó que Haspel también participó activamente en la destrucción de cintas de video de esos interrogatorios realizados en Tailandia.

Abogados que representaban detenidos acusados de pertenecer a la red Al Qaida habían solicitado en tribunales tener acceso a esos videos, como evidencia de la práctica de aquello que Estados Unidos llamaba "técnicas mejoradas de interrogatorio".

En la nota oficial sobre el nombramiento, Pompeo expresó este jueves que Haspel es "una oficial ejemplar de inteligencia y una patriota con más de 30 años de experiencia en la agencia".

El nombramiento de Haspel para ocupar el segundo cargo más alto de la CIA hace renacer las preocupaciones sobre la posibilidad de que la inteligencia estadounidense vuelva a utilizar centros secretos de detención o "técnicas mejoradas de interrogatorio".

El nuevo presidente, Donald Trump, dijo hace una semana estar absolutamente convencido de que "la tortura funciona", yendo así en contra de la decisión del anterior mandatario, Barack Obama, de prohibir el uso de tormentos en el interrogatorio de detenidos.

Trump dijo sin embargo que quien tendrá la decisión sobre el retorno del uso de la tortura en los interrogatorios será el secretario de Defensa, James Mattis, quien a su vez manifestó ante el Senado oponerse al uso de esas técnicas.

AFP