Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una placa del banco estadounidense Goldman Sachs en 2009 en Hong Kong

(afp_tickers)

El banco de inversión Goldman Sachs se unió este lunes a la ola de críticas contra el decreto del presidente Donald Trump de prohibir la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de siete países musulmanes.

"No apoyamos esta medida", manifestó el director general de la institución, Lloyd Blankfein, en un mensaje de audio interno del que la AFP obtuvo el texto.

"Si esta medida se aplica, reconozco que hay un riesgo potencial de alteración para la firma, especialmente para algunos de nuestros empleados y sus familias", sostuvo, aunque recordó que cuatro jueces federales ya emitieron fallos para detener las deportaciones.

Blankfein asegura que Goldman Sachs hará todo lo que sea legalmente posible para minimizar las consecuencias para la compañía y sus trabajadores, aunque no dio pistas de qué pasos podría dar.

El banco de inversión, uno de los más importantes del mundo, aconseja y ofrece servicios a gobiernos, multinacionales y grandes fortunas.

Es la segunda institución de Wall Street que alza la voz contra el decreto de Trump.

El director general de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, manifestó el domingo que el primer banco estadounidense en activos se prepara para encontrar una solución para sus empleados afectados por la medida.

Los directivos de Apple, Facebook, Microsoft, Google y Netflix también criticaron con dureza la decisión del nuevo gobierno.

La posición de Blankfein es, sin embargo, especialmente simbólica porque Trump ha nombrado a media docena de ejecutivos de Goldman Sachs en su gobierno. Son los casos de Steve Bannon, nuevo consejero de Seguridad Interior, y Steven Mnuchin, al frente del Departamento del Tesoro.

AFP