Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una imagen de la puesta de sol del pasado 23 de enero en Kuwait City

(afp_tickers)

Un miembro de la familia real de Kuwait y una mujer reconocida culpable de haber perpetrado una matanza por celos fueron ahorcados este miércoles junto a otros cinco condenados, en las primeras ejecuciones en el emirato desde 2013.

La prensa kuwaití ya indicó el martes que los allegados de los condenados y representantes consulares habían sido convocados en la cárcel central de la ciudad de Kuwait para estar con ellos una última vez.

Al contrario que en la vecina Arabia Saudí, Kuwait no lleva a cabo sistemáticamente las ejecuciones de su condenados a muerte.

Las ejecuciones del miércoles son las primeras en este rico país petrolero del norte del Golfo desde junio de 2013, cuando dos egipcios, uno de ellos violador en serie de menores, fueron ahorcados.

Al anunciar estas ejecuciones, un portavoz del fiscal general recordó que todos los casos habían pasado por las diferentes etapas del sistema judicial, habiendo sido juzgados en apelación y en casación, y que las penas definitivas habían sido aprobadas por el emir, el jeque Sabah Al Ahmad Al Sabah, que tiene el derecho de gracia.

- Drama por celos -

Entre las tres mujeres ejecutadas figura una kuwaití, Nusra al Enezi, que había sido condenada por haber incendiado una carpa durante la segunda boda de su marido en 2009.

El fuego se propagó rápidamente y causó la muerte a 57 personas, principalmente mujeres y niños.

El caso conmocionó a la opinión pública de Kuwait e "hizo llorar" a todo el país, según un título de la prensa local.

Durante su juicio, Nusra al Enezi, que solo tenía 23 años en el momento de los hechos, declaró que quería vengarse de su marido por haberse atrevido a casarse una segunda vez.

La fiesta tuvo lugar en Jahra, una localidad habitada por tribus conservadoras a unos 50 kilómetros al noroeste de la capital kuwaití.

La tienda, rociada con gasolina, ardió en pocos minutos, según la defensa civil.

En un primer momento, los socorristas no pudieron acceder porque los hombres de las tribus temían que sus mujeres fueran tocadas por extranjeros.

Las otras dos mujeres ejecutadas el miércoles son una filipina y una etíope, dos trabajadoras domésticas que habían asesinado, según la justicia kuwaití, a miembros de las familias en las que trabajaban.

El Gobierno de Manila indicó haber hecho todo lo posible para evitar la ejecución de la filipina.

- Miembro de la familia real ejecutado -

El jeque Fayçal Abdalá Al Jaber Al Sabah es el primer miembro de la familia real que ha sido ejecutado en Kuwait.

Fue condenado por haber matado de un disparo en 2010 a otro miembro de los Al Sabah con el que estaba en desacuerdo. Según la justicia, se trataba de un asesinato premeditado.

Los motivos de este hombre, hijo de embajador y exoficial del ejército, no fueron realmente revelados durante el proceso, aunque las autoridades excluyeron cualquier móvil de orden político dentro de la familia real gobernante, que atraviesa múltiples conflictos.

Los otros ejecutados son dos egipcios condenados por muerte con premeditación y un ciudadano de Bangladés condenado por secuestro y violación.

Unas 50 personas esperan en los corredores de la muerte del emirato.

Entre ellas figuran dos hombres condenados a muerte por un atentado contra una mezquita chiita, donde murieron 26 personas y 227 resultaron heridas en junio de 2015 y fue reivindicado por el grupo Estado Islámico.

Entre los países árabes del Golfo, Arabia Saudí es, con gran diferencia, el país que lleva a cabo más ejecuciones.

En 2016, se registraron 153 ejecuciones en este reino que, junto a Irán y China, son criticados reiteradamente por la pena de muerte.

AFP