Navigation

La UE podría responder a Trump con aranceles al bourbon y al jugo de naranja

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, enumera los productos estadounidenses a los que se les podrían imponer aranceles, el 7 de marzo de 2018 en Bruselas afp_tickers
Este contenido fue publicado el 07 marzo 2018 - 11:28
(AFP)

La Unión Europea podría responder a la intención del presidente estadounidense, Donald Trump, de imponer fuertes aranceles al acero y al aluminio europeos, aplicando aranceles a productos estadounidenses como el bourbon, el jugo de naranja o la mantequilla de cacahuete.

"Hay una lista provisional que está siendo debatida", indicó este miércoles en rueda de prensa la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, precisando que el inventario cuenta con productos siderúrgicos, industriales y agrícolas.

"Algunos tipos de bourbon forman parte [de la lista], así como artículos como la mantequilla de maní, arándanos y jugo de naranja", precisó Malmström, tras evaluar la lista en la mañana con el resto del ejecutivo comunitario.

Aunque las decisiones concretas no se conocerán hasta que el presidente estadounidense confirme sus amenazas, la UE, que espera todavía evitar una escalada hacia una guerra comercial, quería mostrar no obstante que está preparada.

La semana pasada, el inquilino de la Casa Blanca anunció su intención de imponer aranceles de un 25% a las importaciones de acero y de un 10% a las de aluminio, sin dar más detalles sobre los países afectados.

El ejecutivo comunitario respondió inmediatamente que el bloque europeo estaba dispuesto a "responder firme y proporcionalmente". Su titular, Jean-Claude Juncker, ya avanzó que la respuesta europea podría tener también en el punto de mira la empresa de motos Harley-Davidson o de pantalones vaqueros Levi's.

La primera respuesta que Bruselas estudia así adoptar medidas de "reequilibrio" para compensar en valor el perjuicio causado, en virtud, a su juicio, de las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Los europeos buscan, al mismo tiempo, maximizar el impacto político en Estados Unidos de estas medidas de represalia apuntando a productos procedentes de los territorios que más apoyan a Trump, minimizando también sus efectos en los consumidores europeos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.