Navigation

Los kurdos, a favor del diálogo con Bagdad tras la operación militar iraquí

Un miembro de las fuerzas gubernamentales iraquíes camina por el campo petrolero de Bai Hassan, al oeste de la multiétnica ciudad iraquí de Kirkuk, el 19 de octubre de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 19 octubre 2017 - 18:17
(AFP)

El gobierno del Kurdistán iraquí se declaró este jueves favorable a un diálogo con el poder central en Bagdad cuyas fuerzas acaban de expulsar a los combatientes kurdos de zonas en disputa.

"El gabinete del Kurdistán acoge favorablemente la iniciativa del primer ministro Haider Al Abadi de iniciar negociaciones para solucionar los problemas en suspenso según la Constitución y los principios de una asociación", según un comunicado oficial publicado en Erbil, la capital del Kurdistán.

El comunicado fue publicado tras una reunión de gabinete celebrada bajo la presidencia del primer ministro kurdo, Nechirvan Barzani, y del viceprimer ministro, Qubad Talabani.

"Kurdistán pide la ayuda y la contribución de la comunidad internacional para que patrocine ese diálogo", señaló el texto.

El lunes y el martes, las tropas federales iraquíes y las milicias aliadas expulsaron a las fuerzas kurdas de la rica provincia petrolera de Kirkuk (noreste), así como las provincias de Nínive (norte) y Diyala (este).

Esta operación buscaba restablecer la autoridad del poder central en las zonas disputadas del país.

Tienen lugar después de la celebración de un referéndum de independencia kurdo el 25 septiembre pese a la oposición de Bagdad. El sí ganó masivamente, con una muy alta participación, provocando la ira del gobierno iraquí.

El primer ministro Abadi había hecho una oferta de diálogo al mismo tiempo que afirmaba que el referéndum de autodeterminación "ya se acabó y ya forma parte del pasado", así como "su resultado".

Abadi había exigido que se abandonase el resultado de este plebiscito como condición previa a la apertura de un diálogo con la región autónoma.

Pese a la voluntad de diálogo expresada, las tensiones subsisten entre Bagdad y el Kurdistán.

Kosrat Rasul, vicepresidente del Kurdistán iraquí y alto dirigente de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), afirmó que el "ejército iraquí y la policía federal en la provincia de Kirkuk son fuerzas de ocupación".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.