AFP internacional

Una bandera francesa cubre parcialmente el rostro de la candidata del Frente Nacional, de extrema derecha, a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, durante un mitin en Perpiñán, en el suroeste del país, el 15 de abril de 2017

(afp_tickers)

A continuación, los programas de los principales candidatos a la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, el 23 de abril. De Europa a las instituciones, pasando por la inmigración, en cinco puntos clave.

- Europa: ¿salir o reformar? -

La cuestión europea hace tambalearse las divisiones tradicionales, desde que el general De Gaulle y los comunistas combatían una integración europea defendida por centristas y socialistas. En los referéndums de 1992 (tratado de Maastricht) y de 2005 (constitución europea), "sí" y "no" recababan adeptos tanto de izquierdas o como de derechas.

Lo mismo ocurre esta vez. La dirigente de ultraderecha Marine Le Pen y el líder de izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, que critican a Bruselas por haber impuesto la austeridad presupuestaria, defienden la salida de la Unión Europea si unas eventuales negociaciones no desembocan en una transformación de fondo.

Los otros candidatos quieren transformar la UE sin dejarla. El socialista Benoît Hamon quiere una pausa en el rigor presupuestario. Como el centrista Emmanuel Macron, Hamon propone un Parlamento de la zona euro e inversiones europeas masivas. El candidato de la derecha, François Fillon, renegociaría los acuerdos de Schengen para controlar más las fronteras de la UE.

- Inmigración e islam -

François Fillon y Marine Le Pen preconizan una política restrictiva sobre la inmigración, con medidas que restrinjan el reagrupamiento familiar, las prestaciones sociales para los inmigrantes y la concesión de la nacionalidad francesa.

A la izquierda, Benoît Hamon y Jean-Luc Mélenchon no hacen de la inmigración o del asilo un tema dominante, pero el primero propone un visado humanitario para los refugiados y ambos acordarían el derecho a voto a los extranjeros en las elecciones locales.

Una medida que en el centro, Emmanuel Macron no tomaría. Pero coincide con Hamon en una "discriminación positiva" a la hora de contratar a jóvenes de las periferias de las ciudades.

- Instituciones -

Sobre las instituciones, la oferta de los distintos candidatos es muy variada. Fillon y Macron no desean cambiar la Constitución. Mélenchon y Hamon quieren una VI República, con menos poder para el jefe del Estado y más referéndums de iniciativa popular. Referéndums que también ha prometido Le Pen, que incluiría la preferencia nacional en la Constitución.

Fillon introduciría la idea de cuotas para la inmigración y modificaría el principio de precaución de la carta magna.

Todos los candidatos, salvo Fillon, instaurarían, en distintos grados, la representación proporcional en las elecciones.

Macron y Hamon exigirían que los diputados no tengan antecedentes penales. Mélenchon vetaría el derecho a presentarse de por vida a todo aquel que haya sido condenado por corrupción.

- Políticas sociales -

Tradicionalmente, las cuestiones económicas y sociales oponían a la derecha y la izquierda. Pero la estrategia dirigida a las clases populares de Le Pen la lleva a situarse, en algunos temas, menos a la derecha que François Fillon, que ha elegido una línea económica muy liberal.

Así, la edad de jubilación sería progresivamente aumentada hasta los 65 años para Fillon, mantenida en los 62 (excepto en algunos casos) para Hamon y Macron y restablecida en 60 años para Le Pen y Mélenchon.

Fillon aboliría la jornada laboral de 35 horas semanales. Macron y Le Pen la mantendrían, con modulaciones, salvedades y horas extra. Hamon y Mélenchon quieren reducir el tiempo de trabajo.

Fillon suprimiría el impuesto sobre las grandes fortunas (ISF), Macron lo suavizaría, Le Pen lo mantendría, Hamon lo fusionaría con el impuesto sobre el patrimonio y Mélenchon lo reforzaría.

Fillon suprimiría 500.000 puestos del cuerpo de funcionarios y Macron, 120.000; mientras que Mélenchon crearía 200.000.

- ¿Conservar la energía nuclear? -

Mélenchon y Hamon abandonarían progresivamente la energía nuclear, que Fillon y Le Pen defienden y a la que Macron quiere restar importancia.

AFP

 AFP internacional