Navigation

PT y Oi cambian el reparto en su proyecto de fusión por la crisis del BES

Una mujer camina por delante de una oficina del Banco Espirito Santo (BES) en Lisboa, el 10 de julio de 2014 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 julio 2014 - 11:23
(AFP)

Portugal Telecom (PT) y la brasileña Oi modificaron el reparto de capital en su proyecto de fusión, a causa de la crisis del Banco Espirito Santo (BES), que ha afectado al grupo portugués de telecomunicaciones.

La parte de PT en la nueva entidad, que pretende convertirse en un gigante de las comunicaciones del mercado lusófono, será de 25,6%, en lugar del 38% previsto inicialmente, precisa el comunicado emitido este miércoles por la compañía ibérica.

La modificación se decidió después de que el holding Rioforte, integrante del grupo bancario portugués Espirito Santo, en plena crisis, se declarase el martes incapaz de reembolsar un vencimiento de deuda de 847 millones de euros a Portugal Telecom.

Rioforte pedirá por ello en los próximos días acogerse a la ley de quiebras de Luxemburgo, donde tiene su sede.

Según el nuevo acuerdo suscrito con Oi, el operador portugués ha aceptado responsabilizarse de la deuda impagada de Rioforte, que había transferido a la empresa brasileña en el marco de la fusión.

Tras el anuncio, la acción de Portugal Telecom, que perdió un 36% de su valor desde que la prensa ventiló su préstamo a Rioforte a fines de junio, subía este miércoles por la tarde en la bolsa de Lisboa más de un 6%. El índice PSI 20, el principal de la plaza lisboeta, ganaba 2,73%.

La acción del Banco Espirito Santo, el mayor banco privado de Portugal, se disparaba por su lado un 15% a 0,43 euros, después de perder la víspera un 14,61% que la hundió a un mínimo histórico (0,38 euros).

PT afirmó en su comunicado que las dos empresas "siguen comprometidas con la conclusión de los pasos restantes de la fusión".

Según el proyecto, la fusión dará lugar a un gigante de las telecomunicaciones del mercado lusófono con sede en Río de Janeiro y cotizado en Lisboa, Sao Paulo y Nueva York.

- Una saga con muchas ramificaciones -

El grupo Espirito Santo atraviesa una grave crisis desde junio, cuando se descubrió que otro de sus holding, ESI, ocultó unas pérdidas que ascienden a 1.300 millones de euros. El mismo holding incumplió a comienzos de este mes con un vencimiento de deuda en manos de clientes suizos.

Las irregularidades de contabilidad precipitaron a su vez la partida del presidente del Banco Espirito Santo, Ricardo Salgado, y el hundimiento de la acción de la entidad, que ha pasado de una capitalización bursátil de 6.000 millones de euros en abril a menos de 2.500 millones en la actualidad.

Rioforte posee un 49% del capital de Espirito Santo Financial Group (ESFG), que a su vez es el principal accionista del Banco Espirito Santo con una participación del 20,1%.

El holding, con sede en Luxemburgo, presentará en breve un plan de reestructuración al tribunal de comercio del Gran Ducado con el que espera vender activos y captar fondos, protegido de las demandas de sus acreedores.

De momento, Portugal Telecom dejó claro que en coordinación con Oi explotará contra Rioforte "las vías legales a su disposición con vistas a obtener el reembolso de la deuda de Rioforte".

El operador brasileño Oi ya protestó el 3 de julio por no haber sido informado de la decisión de Portugal Telecom de suscribir 897 millones de euros de deuda de Rioforte, de los cuales 847 millones vencían este martes.

Oi indicó en su comunicado que para el pago de los bonos emitidos por Rioforte hay "un período de gracia de siete días", aplicable también a los 50 millones de euros restantes, que vencen este jueves. PT efectuó la inversión en abril, después de que sus accionistas aprobaran la fusión.

A pesar de la tensión, en un país recién salido de un plan de rescate de la UE y el FMI, el Tesoro luso consiguió colocar este miércoles 1.250 millones de euros en títulos a corto plazo, con una tasa en baja para la primera línea, a seis meses, y en alza para la otra línea, a doce meses.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.