Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, en rueda de prensa tras las conversaciones de paz sobre Siria celebradas en Astaná, el 24 de enero de 2017

(afp_tickers)

La negociaciones de paz sobre Siria impulsadas por la ONU fueron retrasadas al 20 de febrero, anunció este martes el enviado especial de la organización al Consejo de Seguridad.

Staffan de Mistura explicó que la postergación dará tiempo a la oposición siria a preparar y garantizar que las conversaciones sean lo más inclusivas posibles, indicaron dos diplomáticos a la AFP.

Las negociaciones de Ginebra debían iniciarse el 8 de febrero, pero el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, anunció la semana pasada su aplazamiento sin dar mayores precisiones.

Rusia, Turquía e Irán -que a fines de 2016 impusieron un alto al fuego- organizaron la semana pasada en Astana, Kazajistán, un encuentro en el que se dieron cita por primera vez desde el inicio de la guerra civil en Siria representantes del régimen y combatientes rebeldes.

De Mistura presentó el martes ante el Consejo de Seguridad su informe sobre los preparativos de las conversaciones de Ginebra en un contexto de temor a que las reuniones de Astana se conviertan en un ámbito de negociaciones paralelo.

"Queremos brindar una posibilidad a la vez al gobierno (sirio), para que se comprometa seriamente en las negociaciones, y a la oposición (...) para que tenga la posibilidad de presentarse con una posición unificada", dijo De Mistura a la prensa al fin de la reunión.

"Si el alto al fuego se vuelve tan sólido como esperamos (...) las conversaciones sobre Siria sólo se verán favorecidas", agregó.

Advirtió de todas maneras que "si de aquí al 8 de febrero la oposición no está lista para presentarse unida (...) voy a deber seleccionar su delegación para que sea lo más inclusiva posible".

Rusia, principal aliada del régimen de Bashar al-Asad, presentó en el encuentro de Astana un proyecto de nueva constitución a los rebeldes, que rechazaron de inmediato. Se trató de un gesto unilateral de Moscú que inquietó a las grandes potencias occidentales.

Las invitaciones para asistir a las negociaciones de Ginebra serán enviadas el 8 de febrero, precisó De Mistura en el Consejo de Seguridad, según diplomáticos.

"Estábamos preocupados por el retraso de las negociaciones de Ginebra y nos inquietaría que los fundamentos de esas conversaciones se vieran menoscabados", declaró antes de la reunión el embajador británico ante la ONU, Matthew Rycroft.

AFP