Navigation

Tres manifestantes muertos en Irak en nuevos enfrentamientos en Bagdad

Un manifestante antigubernamental hace el signo de la victoria frente a una barricada de neumáticos ardiendo en el lugar de unos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, el 20 de enero de 2020 en la ciudad de Basora, al sur de Irak afp_tickers
Este contenido fue publicado el 20 enero 2020 - 12:06
(AFP)

Tres manifestantes fueron abatidos y decenas resultaron heridos este lunes en Bagdad durante unos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, después de que expirara el plazo que el movimiento de protesta había dado al gobierno para que respondiera a sus reivindicaciones.

Además, tres cohetes impactaron el lunes por la noche en la Zona Verde de Bagdad, cerca de la embajada estadounidense, indicaron a la AFP fuentes de los servicios de seguridad, que no reportaron víctimas.

El movimiento de contestación, que exige desde principios de octubre una renovación del sistema político, quedó eclipsado en las últimas semanas por las fuertes tensiones entre Irán y Estados Unidos, los dos principales proveedores de Bagdad.

Para evitar que las movilizaciones perdieran impulso, los manifestantes dirigieron el lunes pasado un ultimátum de una semana al gobierno para que respondiera a sus demandas, principalmente una renovación total del poder a través de elecciones anticipadas.

Desde el domingo, en víspera de que se cumpliera el plazo, jóvenes manifestantes en Bagdad y el sur de Irak empezaron a bloquear carreteras y puentes con neumáticos incendiados.

Este lunes reactivaron su acción en la capital y, además de la plaza Tahrir, centro de las manifestaciones, las movilizaciones se desplazaron asimismo a la plaza Tayaran, donde hubo también enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y lanzamiento de gases lacrimógenos y balas reales para dispersarlos, según un periodista de la AFP en el lugar.

Tres manifestantes fueron abatidos, declararon médicos a la AFP: dos por balas y un tercero al ser alcanzado por una granada lacrimógena que le atravesó el cuello.

Cincuenta personas resultaron heridas, 44 manifestantes y seis policías, según los médicos.

- Tropas de EEUU -

Entre las demandas de los manifestantes, figuran un llamado a elecciones anticipadas, una reforma de la ley electoral, la designación de un primer ministro independiente, y el fin de la corrupción, que se ha tragado en 16 años el equivalente de dos veces el PIB de Irak.

También piden el fin del sistema político de repartición de cargos políticos en función de las etnias y confesiones.

Temiendo una propagación del movimiento, las autoridades provinciales del sur de Irak decretaron este lunes día feriado. La medida no impidió, sin embargo, que los jóvenes manifestantes se concentraran en varias ciudades como Nasiriya, Baquba, Amara, Basora y la ciudad santa chiita de Nayaf, donde quemaron neumáticos.

"La procrastinación del gobierno y la clase política desde hace más de tres mes nos empujan a tomar medidas suplementarias", declaró a la AFP Mohamad Faeq, un manifestante de 28 años. "La escalada continuará hasta que se realicen nuestras demandas".

Desde octubre pasado, unas 460 personas han perdido la vida en violencias generalmente vinculadas con la represión de los manifestantes, y 25.000 han resultado heridas, según un recuento de la AFP.

Pero los manifestantes temieron que su movilización fuera eclipsada por las tensiones entre Teherán y Washington.

Un bombardeo desde un dron estadounidense en el aeropuerto de Bagdad el 3 de enero acabó con la vida del general iraní Qasem Soleimani, y generó una réplica con disparos de misiles iraníes contra una base iraquí que albergaba a militares estadounidenses.

Las personalidades políticas iraquíes han multiplicado desde entonces sus llamados en favor de que salgan del país las fuerzas extranjeras, entre ellas 5.200 soldados estadounidenses.

- "Ira y desconfianza" -

El lunes, la representante de la ONU en Irak, Jeanine Hennis-Plasschaert, afirmó que la falta de respuestas para las demandas de los manifestantes contribuiría a alimentar "la ira y la desconfianza".

"Todas las medidas tomadas hasta ahora para responder a las preocupaciones de la población seguirán siendo irrisorias si no se aplican", advirtió en un comunicado.

Los manifestantes temen asimismo que otras manifestaciones, como la organizada el viernes por el líder chiita Moqtada Sadr para exigir la salida de las tropas de Estados Unidos, puedan relegar a segundo plano su movimiento de protesta.

Este movimiento surgió por primera vez en octubre debido a las corrupción, la mala calidad de los servicios públicos, pero luego se extendió a la exigencia de renovar totalmente la estructura del poder.

Los manifestantes, que rechazan cualquier influencia extranjera, lograron una victoria en diciembre con la dimisión del primer ministro Adel Abdel Mahdi. Pero éste sigue dirigiendo el país, ya que los partidos políticos no han conseguido hasta ahora ponerse de acuerdo sobre su sucesor.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.