Navigation

Un juez de EEUU bloquea polémica orden migratoria de Trump en todo el país

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el 3 de febrero de 2017, en Maryland afp_tickers
Este contenido fue publicado el 04 febrero 2017 - 01:46
(AFP)

Un juez de Estados Unidos ordenó el viernes el cese temporal al decreto de Donald Trump de prohibir la entrada a refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, el golpe más duro a la polémica medida presidencial.

El magistrado federal James Robart bloqueó momentáneamente el decreto, mientras estudia en su totalidad el recurso de amparo presentado por el fiscal general del estado de Washington (oeste), Bob Ferguson.

"La Constitución prevaleció hoy", expresó Ferguson después del fallo judicial.

"Nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente", añadió.

El recurso decidido el viernes no es el primero en desafiar el decreto, pero fue el golpe más fuerte pues desarma sus principales argumentos.

Gillian Christensen, un vocero del departamento de Seguridad Interna, dijo que no comentaría la decisión sobre un caso que aún se está litigando.

Ferguson explicó que, técnicamente, el fallo significa que cualquiera con una visa válida tiene el acceso permitido al país.

No está claro, sin embargo, si el gobierno de Trump apelará la decisión o si los agentes fronterizos cumplirán la orden judicial.

Fergunson interpuso una demanda para invalidar disposiciones claves de la orden ejecutiva de Trump, que prohíbe la entrada de refugiados sirios por tiempo indefinido y de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen por 90 días. Otros refugiados no podrán entrar por 120 días.

El departamento de Estado indicó el viernes que se les canceló la visa a 60.000 extranjeros de los siete países involucrados en el decreto.

No obstante, un abogado del departamento de Justicia indicó en una audiencia en Virginia que unas 100.000 visas fueron revocadas.

- "La batalla no terminó" -

El gobernador de Washington, Jay Inslee, catalogó la decisión como una "victoria tremenda", pero advirtió que la batalla para anular el decreto está lejos de terminar.

"Hay aún mucho que hacer", indicó en un comunicado. "La batalla no está ganada aún, pero debemos sentirnos animados por la victoria de hoy y más resueltos que nunca que estamos peleando del lado correcto de la historia", siguió.

Ferguson argumentó en su recurso que la prohibición del presidente suspendía los derechos constitucionales de los inmigrantes y sus familiares, pues específicamente atacaba musulmanes.

Recursos similares se presentaron en otros estados, incluidos California, Nueva York y Virginia.

Los abogados que representan al gobierno de Trump indicaron que, como presidente, tenía amplios poderes y estaba en su derecho de dictar una orden que proteja a los estadounidenses.

La Casa Blanca insistió en que la medida busca hacer al país más seguro.

El decreto provocó indignación en el mundo y protestas en varias ciudades y aeropuertos estadounidenses.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.