Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policías toman posición en el lugar en el que se produjo un tiroteo en el que cuatro policías resultaron heridos, en el sur del distrito de Forest, en el sur de Bruselas, el 15 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Un sospechoso armado con un fusil Kalashnikov murió este martes en una operación policial en Bruselas que continuaba por la noche, tras un tiroteo en el que resultaron heridos cuatro policías, tres belgas y una francesa.

La operación está vinculada a los atentados de París de noviembre pasado, y la protagonizaron policías belgas y franceses.

El primer ministro belga, Charles Michel, indicó en una breve conferencia de prensa que "las operaciones continúan" en la capital belga, después de que se registraran por la tarde al menos tres tiroteos en la comuna de Forest.

Los incidentes comenzaron cuando los policías belgas y franceses, en el marco de una operación conjunta, procedieron hacia las 14H00 GMT a un "allanamiento de rutina".

En este allanamiento, "una o varias personas dispararon inmediatamente contra la policía apenas se abrió la puerta", hiriendo levemente a cuatro oficiales, entre ellos una policía francesa, indicó la fiscalía federal belga en un comunicado.

Tomada por sorpresa, la policía organizó entonces una importante operación con las fuerzas especiales que cercó el sector.

En un asalto a esta vivienda "un sospechoso armado con un arma de guerra de tipo Kalashnikov murió (...) hacia las 18H15 (17H15 GMT)".

El sospechoso muerto no fue aún identificado por la fiscalía, que poco antes aseguró que no se trataba de Salah Abdeslam, de quien la autoridades creen que al menos desempeñó un papel clave en la logística de los atentados del 13 de noviembre en París, en los que murieron 130 personas.

En este primer tiroteo con la policía, tres de los oficiales resultaron heridos, entre ellos la policía francesa.

Algunos sospechosos, sin que de momento se sepa cuántos, lograron darse a la fuga para refugiarse en otra vivienda del sector, inmediatamente cercada por la policía y en donde se registró otro tiroteo en el que fue herido otro policía.

El alcalde de Forest, Marc-Jean Ghyssels, indicó que se creía que dos de los autores del tiroteo se habían atrincherado en una vivienda.

En el lugar, hacia las 16H00 GMT, un periodista de la AFP escuchó nuevos disparos.

Decenas de miembros de las fuerzas de seguridad, armados con ametralladoras y armas largas acordonaron el sector sobrevolado por un helicóptero, constató la AFP en el lugar.

Dos escuelas y dos guarderías cercanas a lugar de los hechos pudieron ser evacuadas, tras horas con las puertas cerradas, pero decenas de residentes de la zona no podían regresar a sus hogares este martes por la noche.

Poco a poco, volvió a imponerse la calma en Forest, la mayoría de los residentes pudieron regresar a sus domicilios y a medianoche (23H00 GMT), sólo un pequeño perímetro seguía vigilado por la policía, constató un periodista de la AFP.

- Bruselas, 'semillero' de yihadistas -

Las viviendas allanadas se encuentran muy cerca de la estación de trenes internacionales, que unen Bruselas a París, Londres, Amsterdam o Dusseldorf.

El ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, confirmó por la tarde que la policía francesa participaba del primer allanamiento, en el marco de la cooperación reforzada entre Bélgica y Francia desde los atentados de París.

Cuatro de los nueve autores de los atentados de París, en los que murieron 130 personas, eran belgas. Los ataques habrían sido organizados en esta capital.

Al día siguiente de los ataques, reivindicados por el grupo Estado Islámico, se perdió el rastro en Bruselas de uno de los principales sospechosos, Salah Abdeslam, cuyo hermano se hizo estallar en las calles de París.

La fuga de este sospechoso obligó a las autoridades belgas a elevar al máximo la alerta terrorista así como el cierre de los edificios públicos y la suspensión del transporte público por cinco días, sobre la base de una "amenaza inminente".

Una fuente policial francesa indicó que la operación policial en Bruselas no apuntaba a dar con Salah Abdesalam.

Desde los ataques la justicia belga llevó a cabo numerosos allanamientos.

En enero, las autoridades belgas allanaron dos departamentos y una casa utilizada por Abdeslam y otros sospechosos antes de los ataques.

En uno de los departamentos hallaron rastros de una huella dactilar de Abdeslam, así como rastros del mismo explosivo utilizado por los atacantes de París y un dibujo de una persona utilizando un cinturón de explosivos.

Las autoridades también hallaron rastros del ADN de Bilal Hadfi, otro de los atacantes.

Bélgica detuvo a once personas, con cargos por terrorismo, vinculadas a estos ataques. Ocho siguen detenidos

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP