Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Amianto amenaza a la ABB

(Keystone)

Un alud de quejas en EEUU obliga al grupo tecnológico helvético sueco a aumentar el monto para resarcir a quienes habrían sido afectadas por el uso de material con asbesto.

La situación se agrava para ABB porque afronta 94.000 demandas y debe añadir 470 millones de dólares a la suma consagrada en principio para cubrir las pretensiones de quienes habrían sido expuestas a los riesgos cancerígenos de un material usado en calderos.

En realidad, la empresa estadounidense Combustión Engineering - adquirida por ABB en 1990 -, es la que empleó dicho elemento en la instalación de calderos, pero al ser parte de ABB en el periodo denunciado por las presuntas víctimas, corresponde a ésta afrontar el problema. Nueve años después fue revendida a la firma Alstom.

Según el comunicado divulgado por el consorcio sueco-suizo este miércoles, el número de quejas ha pasado de 39.000 a 55.000 en un año y sus consecuencias amenazan con sumir al grupo tecnológico en cifras rojas. El monto global de las previsiones financieras para este acápite ronda ahora los 940 millones de dólares.

Además, la suma cubierta por las aseguradoras se redujo de 160 millones de dólares a 150 millones entre los años 2000 y 2001.

"Tendremos una pérdida neta en el nivel de grupo", precisa en el comunicado el presidente de dirección del consorcio, Jörgen Centermann. Los detalles del alcance serán dados a conocer el próximo 13 de febrero.

>Arreglo amigable

El grupo está empeñado en resolver el mayor número de casos posible de manera amistosa. En el 2001 consiguió hacerlo en 27.000 y un año antes, en 34.000, pero el monto medio de resarcimiento subió de 4.833 dólares a 6.069 dólares en el curso de doce meses.

ABB pagó 136 millones de dólares de compensaciones en el 2001 y 125 millones en el año precedente.

El aumento de demandas y el alza de las indemnizaciónes no sorprende a los entendidos en la materia, ya que en Estados Unidos no es necesario estar enfermo para presentar una queja legal. Es suficiente haber entrado en contacto con la sustancia cuestionada. En la ocurrencia, el amianto.

Los riesgos cancerígenos de dicho elemento han ocasionado la bancarrota de muchas empresas en Estados Unidos, que no pudieron cubrir el pago de indemnizaciones reclamadas en los estrados judiciales.

En las primeras transacciones bursátiles de este miércoles, en Suiza, el consorcio tecnológico ABB registraba una baja de 9%. .

swissinfo y agencias


Enlaces

×