Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La obra de Shigeru Ban En Zúrich, el edificio de madera más alto del mundo

Por


Todas las piezas del edificio de Tamedia fueron manufacturadas y ensambladas en el sitio de la obra.

Todas las piezas del edificio de Tamedia fueron manufacturadas y ensambladas en el sitio de la obra.

En el corazón de Zúrich, el grupo mediático Tamedia ordenó la construcción de un edificio de madera de siete pisos, el más grande que se haya edificado nunca en ese material. Su autor, el arquitecto japonés Shigeru Ban –también conocido por sus obras en cartón- echó mano de la experiencia suiza para desarrollar el proyecto. Entrevista.

Al entrar en el nuevo edificio de Tamedia, erigido a orillas del río Sihl, una serie de elegantes columnas construidas en madera da la bienvenida a los visitantes. Un poco más lejos, otras columnas, pero más estrechas, evocan un templo japonés. Aunque fue elegido sin concurso, el proyecto de Shigeru Ban debía cumplir con tres condiciones fijadas por Pietro Supino, presidente del Consejo de Administración de Tamedia: un ambiente de trabajo agradable, durabilidad y un bajo presupuesto.

“Pensé en la madera como el material perfecto para este proyecto”, afirma Shigeru Ban, quien ha convertido la lucha contra el desperdicio en uno de las piedras angulares de su obra. En una charla con swissinfo.ch, el arquitecto destaca también la importancia que tuvo Hermann Blumer  -experto en la construcción en maderas- en el desarrollo del edificio de Tamedia.

Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

swissinfo.ch : ¿Cuáles son los elementos más innovadores de esta obra?

Shigeru Ban: Es completamente novedoso que un edificio de oficinas con esta envergadura, siete pisos, esté construido en madera. Es la primera vez que esto sucede en Suiza y también en el resto del mundo. De hecho, me sorprendió que una construcción de esta naturaleza no supusiera problemas más graves de reglamentación en Suiza. En Japón habría sido imposible construir algo así.

La utilización de columnas estructurales hechas en madera, en lugar de cemento, era uno de mis objetivos esenciales en esta obra. Quería además que las vigas, y el llamado ensamblaje de tarugo de madera se realizaran sin ocupar metal alguno. Y dada la forma especial que exigían las vigas, no podían realizarse con otro material que no fuera la madera, debido al carácter flexible de la misma.

Por otra parte, en virtud de que el presidente de Tamedia me había solicitado crear un “ambiente de trabajo agradable”, había una razón adicional para optar por la madera. En un edificio de este tipo uno se siente tranquilo, en paz, como en el salón de casa o en un chalet.

swissinfo.ch: El edificio cuenta con un “espacio intermedio”, abierto hacia el exterior, que crea una zona de relajación, ¿no es así?

S.B.: Sí, creé esta zona intermedia en la que hay escaleras y espacios de encuentro. En esas  áreas es posible abrir las ventanas y sentirse como si uno estuviera en el exterior, muy cerca del río, respirando el aire fresco.

Los periodistas pueden salir de su espacio cerrado y climatizado para relajarse. Esto es importante en el plano psicológico, pero también desde la perspectiva de ahorro energético.

swissinfo.ch : Usted menciona con frecuencia su feliz encuentro con el ingeniero Herman Blumer…

S.B.: Desde la primera reunión simpatizamos y comenzamos a colaborar de inmediato. Si yo no lo hubiera conocido, ni el proyecto del Centro Pompidou de Metz, Francia, ni el de Tamedia, en Zúrich, habrían sido posibles.

Yo diseñé todo, pero él analizó la forma y reflexionó sobre el proceso de fabricación.

En el caso del Centro Pompidou-Metz, primero colaboré con un ingeniero inglés que no consiguió realizar las formas que yo había diseñado. Cuando le mostré el mismo diseño a Hermann, me dijo: “Puedo hacerlo exactamente así”. Por supuesto, me hizo muy feliz.

Hemos conseguido explorar nuestro potencial recíprocamente, y vamos a colaborar de nuevo en un proyecto para Swatch, en Biel.

swissinfo.ch : Desde el punto de vista ecológico, ¿cuáles son las ventajas de la madera?

S.B.: En primer lugar, una construcción en madera genera mucho menos ruido que la obra de un edificio construido en cemento o metal.

Por otra parte, si se comparan los procesos de fabricación, las emisiones de CO2 en el caso de la madera son netamente inferiores que las generadas en la producción de metal (un tercio menores) o cemento (solo la mitad). Y de las tres, la madera es la única materia renovable. Tanto el cemento como el metal son materiales limitados y desaparecerán algún día.

Por otra parte, si uno calcula comparativamente la velocidad a la que crecen los árboles y el consumo de la madera, hay constancia de que este último es inferior, especialmente en Europa. Así que mientras se planten árboles, y éstos sean explotados respetando una planificación, la madera seguirá siendo una materia fantástica.

(shigerubanarchitects.com)

swissinfo.ch : Pero la madera se asocia inmediatamente con los riesgos de incendio…

S.B. : En realidad, la madera no arde tan fácilmente. Es cierto que la madera fina se incendia de inmediato, pero no una madera gruesa. La superficie exterior de la madera, una vez carbonizada, protege el interior. Por ello el carbón es utilizado con frecuencia para proteger contra el fuego.

En el caso del edificio de Tamedia, calculamos primero el espesor de la madera que era necesaria para esta estructura, y le agregamos luego unos cuatro centímetros que podrían ser consumidos en caso de incendio, protegiendo el interior de las piezas de madera.

swissinfo.ch : Usted suele repetir que busca crear obras que sean queridas por la gente. ¿Qué significa esto exactamente?

S.B.: Si un edificio no es amado por la gente, jamás conseguirá ser “durable y permanente”. En contrapartida, incluso un edificio temporal, como los que construimos luego de algunos movimientos telúricos, se volverá permanente si la gente lo aprecia.

Un edificio en hormigón construido únicamente con un fin comercial terminará por ser una construcción provisional, pues cuando un agente inmobiliario lo compre, lo demolerá para construir otro nuevo.

En cambio, en 1995 construí una iglesia con tubos de cartón tras el temblor de Kobe. Un lugar de oración de carácter temporal que originalmente fue rechazado por el padre, pero que fue adoptado de inmediato por la gente. Ahora todo el mundo ama esta “iglesia de papel” que ya se convirtió en un edificio permanente.

Por ello, si el edificio de Tamedia es amado por la gente, se quedará por mucho tiempo.

Shigeru Ban

Shigeru Ban es egresado de la Cooper Union School de Arquitectura (Nueva York).

1957: nace en Tokio.

1982:  empieza a trabajar en el despacho del arquitecto Arata Isozaki, en Tokio.

1985: establece su propio despacho de arquitectura en Tokio.

1995-2000, labora como constructor en la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

1995: crea la ONG “Red de Arquitectos Voluntarios” (VAN), agrupación que aglutina arquitectos comprometidos con proyectos humanitarios.

2000-2006, miembro del jurado del prestigioso premio de arquitectura Pritzke

Actualmente, es profesor en la Universidad de Arte y Diseño de Kioto.

A lo largo de su carrera ha ganado múltiples galardones, los más relevantes: Gran Medalla de Francia (2004), los premios de la Academia de Arquitectura (2005) y Arnold W. Brunner (2005), la Orden de las Artes y de las Letras de Francia (2010) y el premio Auguste Perret (2011), entre otros.

Entre sus principales obras se cuentan la casa-mueble, la casa pared cortina y la casa de papel, todas edificadas en 1995; el Pabellón Japonés de la exposición de Hannover en el año 2000, el Centro Nicolas G. Hayek, en Tokio Japón (2007), y el Centro Pompidou de Metz (2010) , entre otras.

Fin del recuadro


(Traducción, Andrea Ornelas) , swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×