Navigation

Publican libro en alemán sobre Pérez Esquivel

M.Spiller-Hadorn, A. Pérez Esquivel y H.Loetscher. swissinfo.ch

En 1978, en Berna, Marianne Spiller-Hadorn escuchó que en América Latina había un movimiento que luchaba contra la pobreza y la opresión con métodos no violentos. En el 2006, esta suiza que vive en Brasil publica 'Adolfo Pérez Esquivel, el rebelde no violento'.

Este contenido fue publicado el 13 octubre 2006 - 19:33

El libro, escrito en alemán, aborda también aspectos poco conocidos de la vida del líder de ese movimiento y ganador en 1980 del Premio Nobel de la Paz.

Katahrina Braun, quien con su comentario despertó el interés de Spiller-Hadorn por el preso político argentino, estaba presente en la presentación del libro, junto a muchos otros suizos.

"En Suiza y en otros países hubo manifestaciones contra el encarcelamiento de Pérez Esquivel. La presión que despertó la ola de protesta internacional hizo que el régimen militar argentino lo liberara después de más de un año de prisión", recordó la autora.

Como era de esperarse, en la Iglesia Heiliggeist de Berna también se encontraba Pérez Esquivel, quien sostuvo un diálogo con el escritor Hugo Loetcher, gran conocedor de América Latina. Viktor Hofstetter se encargó de la traducción al español.

Una opción por los pobres de Latinoamérica

Ante una pregunta de Loetscher, Pérez Esquivel refirió que el Servicio Paz y Justicia, fundación que dirige, nació en 1974 en Colombia y tiene tres ejes: la base cristiano ecuménica, la opción por los pobres y más necesitados de América Latina y la no violencia para resolver conflictos.

"Estamos en 15 países del subcontinente, trabajamos con las organizaciones populares de base, con los campesinos, los pueblos indígenas, con jóvenes. En Argentina tenemos dos centros de capacitación laboral, donde trabajamos con personal especializado y atendemos las 24 horas del día problemas de violencia, drogas, prostitución, explotación".

También, continuó, estamos en zonas de conflicto. No sólo en Nicaragua, donde la CIA colocó minas en los puertos, o durante el conflicto peruano-ecuatoriano, o en Haití tras la invasión de Estados Unidos, Canadá y Francia. También han estado en Irak y en Sudáfrica, con programas educativos.

De niño trabajaba como 'canillita'

"La educación es fundamental porque genera conciencias críticas, valores por la libertad y la justicia", sostuvo y luego habló sobre la expropiación de tierras de indígenas y campesinos en Argentina, de la tala de los bosques, de la falta de acceso al agua de los pobres...

El ganador del Premio Nobel de la Paz 1980 también recordó su infancia, cuando a los 10 años estudiaba de noche y de día trabajaba de canillita (vendedor de periódicos). Recordó al dueño de un quiosco en Buenos Aires que le vendió un libro para que "tú, Pibe, me lo pagues a largo plazo" y le regaló otro, la biografía del Mahatma Ghandi.

"Esta es una de las figuras que me acompaña hasta hoy, así como la del brasileño Elder Cámara, (y de) Leonidas Proaño, obispo de los indígenas ecuatorianos... De los hermanos indígenas aprendí lo que es resistir la opresión durante siglos", dijo el argentino, que también guarda gratas impresiones de su abuela guaraní.

El ganador del Premio Nobel también se refirió a los problemas globales actuales – tensiones, guerras, destrucción de la naturaleza. "Poco después del ataque a las Torres Gemelas en Nueva York, la FAO informó que ese mismo día 35 mil personas morían de hambre".

Finalmente expresó que "cuando vemos cómo aumenta la pobreza y el hambre y al mismo tiempo, la riqueza se concentra cada vez en menos manos, debemos plantearnos si queremos un proyecto de vida o de muerte. No quisiera dejarle a mis nietos un mundo de miedos".

"Mi abuelo es un ejemplo y una responsabilidad"

Uno de sus cuatro nietos, Andres Pérez Esquivel, quien asistió a la presentación del libro, declaró a swissinfo: "Principalmente es mi abuelo, pero es un abuelo muy especial, es un luchador por derechos humanos, por una Latinoamérica liberada".

Mi abuelo es un ejemplo, pero también una responsabilidad. Más que un Premio Nobel, es un compañero de lucha. Si tuviera que definirlo con una sola característica diría que lo que más destaca en él es la coherencia, señaló el joven estudiante de sociología sobre Pérez Esquivel.

Miguel expresó que los suizos le parecieron amables, interesados por Latinoamérica. "Pero también me encontré con latinoamericanos que contaron que la situación de los inmigrantes es preocupante en Suiza y aunque no tengo datos concretos, imagino que existe esa realidad".

Problemas suizos no acaban en sus fronteras

Preguntado sobre el interés suizo por Latinoamérica, el escritor Loetscher respondió a swissinfo que para él "es casi una amarga experiencia que Latinoamérica haya perdido interés. La historia mundial se ha trasladado a otras regiones. Latinoamérica, que antes estuvo en el centro del interés, se ha convertido en la gran víctima".

Ello no significa que los problemas hayan desaparecido, por el contrario, se han vuelto virulentos. La democratización del continente, el final de las dictaduras, sólo será posible cuando al mismo tiempo empiece una socialización, una política que realmente solucione los problemas sociales. La democracia no puede existir sin una cierta mejora social, afirmó.

"La pregunta es cómo se conducen los Estados Unidos. Cuando leo un informe de una ministra de exterior norteamericana que dice 'la política con la dictadura militar argentina fue tal vez un error', solamente puedo indignarme".

¿Y cómo podría contribuir Suiza en este contexto? "Creo que primero debemos estar correctamente informados sobre América Latina y luego abordar los problemas. Pero el problema no es sólo con Latinoamérica sino que Suiza está muy ocupada en sí misma".

"Por eso hay que decir claramente que nuestros problemas nacionales son al mismo tiempo problemas globales y viceversa. No debemos hacer como que nuestros problemas acaban en nuestras fronteras, sino que los traspasan. Sólo puedo esperar que esta visita de Pérez Esquivel, el libro sobre él, despierten más interés por el subcontinente", concluyó.

Tenemos que compartir

A su vez, Ruth-Gaby Vermot-Mangold, diputada del Partido Socialista Suizo expresó estar muy conmovida de ver cómo Pérez Esquivel, a su edad y después de haber sobrevivido a la tortura, sigue tan incólume en su compromiso de cambiar el mundo.

La presidenta de la Asociación '1000 Mujeres por el Premio Nobel de la Paz 2005', indicó que el libro escrito por Spiller-Hadorn es "increíblemente hermoso", muestra aspectos poco conocidos de este gran hombre, su amor por su abuela indígena, sus declaraciones.

"Como suiza y política quiero destacar su afirmación de que no debemos hablar tanto de los pobres, sino de los ricos. Es importante que compartamos la vida, los bienes, que pongamos al centro la globalización de la conciencia. Que Pérez Esquivel haya venido a Suiza, que se haya escrito un libro sobre él en alemán, es un paso hacia el logro de la paz".

swissinfo, Rosa Amelia Fierro

Datos clave

En este viaje por Europa, Pérez Esquivel estuvo en Madrid, en un encuentro internacional con personas de Asia, África y América Latina, que analizaron cómo superar la pobreza y la marginalidad.

Luego acompañó la presentación del libro sobre su persona en Zúrich y Berna.

Posteriormente se dirigiría a la ciudad alemana de Nürembeg, a donde asiste todos los años como jurado para otorgar un premio internacional de derechos humanos.

End of insertion

Contexto

Marianne Spiller-Hadorn, autora del libro, 'Adolfo Pérez Esquivel, el rebelde no violento' (editado por Orell Füssli), dirige un proyecto de desarrollo en Abai, en el sur de Brasil, a donde emigró en 1972.

El año pasado fue una de las cinco suizas candidatas a 'Mil Mujeres para el Premio Nobel de la Paz 2005'.

El libro, basado en gran parte en relatos de Amanda Guerreno, esposa de Esquivel, describe facetas poco conocidas del ganador del Premio Nobel de la Paz 1980, como su afición por la pintura y escultura.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.