Navigation

Débil supervisión de la industria suiza del oro

Los trabajadores en algunas minas de oro están expuestos a condiciones peligrosas. En la imagen, mina de oro en Bouda, Burkina Faso, el 23 de febrero de 2020. Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved.
Este contenido fue publicado el 23 junio 2020 - 16:43

La industria suiza de refinación del oro ha sido nuevamente objeto de escrutinio. La Oficina Federal de Auditoría critica la falta de control sobre las importaciones de metales preciosos: es demasiado fácil el ingreso al país de importaciones ilegales, y las sanciones son inadecuadas.

La mayor parte del oro del mundo pasa a través de Suiza para ser transformado y refinado. Es un negocio cuyo valor puede variar entre 60 y 90 00 millones de francos anuales.  

Las refinerías insisten en que verifican los orígenes del oro que reciben para asegurarse de que proviene de minas bien reguladas que respetan los derechos humanos y la salud de los trabajadores. Pero las ONG se quejan de que las leyes son, en el mejor de los casos, irregulares y dejan demasiada discreción al sector para autorregularse.

Un reciente estudio de la Oficina Federal de Auditoría determina que Suiza carece de medios sólidos para hacer cumplir las leyes que se aplican a la industria en cuestión. Las multas máximas, de apenas 2 000 francos por aceptar oro sucio, son sanciones inadecuadas. En otras palabras, el monitoreo del oro no es una prioridad para los funcionarios de aduanas.

Además, el método de registro de las importaciones, que combina el oro destinado a los bancos con el que se entrega a las refinerías, dificulta el seguimiento del panorama general.

Contenido externo

Marc Ummel, de la ONG Swissaid, dijo a la televisión pública suiza RTS que el trayecto del oro desde las minas a terceros países antes de llegar a Suiza oscurece aún más las cosas. Por ejemplo, el oro venezolano se canaliza a las refinerías suizas a través de la isla caribeña de Curazao. “Este desvío hace que sea difícil rastrear el origen del oro”, puntualiza Ummel.

La complicada cadena de suministro también ofrece a los comerciantes sin escrúpulos la oportunidad de mezclar oro sucio con envíos limpios, según las ONG.

Contenido externo

La Administración Federal de Aduanas y la Asociación Suiza de Manufactureros y Comerciantes de Metales Preciosos declararon a RTS que estaban de acuerdo con el amplio impulso del informe de la Oficina de Auditoría y dijeron que agradecerían un endurecimiento de la supervisión, dentro de lo razonable. Esto no incluiría la aceptación por parte de las refinerías de las demandas de las ONG de publicar los nombres de las minas de oro con las que tratan.

El Gobierno ha mostrado poco interés en endurecer la legislación en torno al lucrativo comercio del oro en Suiza. La industria misma ha realizado algunos movimientos hacia la autorregulación, como la Iniciativa Better Gold 2013.

Mientras tanto, los votantes decidirán, ya sea este otoño o a principios del próximo año, una iniciativa de “Empresas responsables” tendiente a que las firmas helvéticas sean legalmente responsables en Suiza de los negocios que realizan en el extranjero.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.